05/02/2015

BRASIL: Reunión entre trabajadores y ministros termina sin acuerdo

La reunión
realizada este martes, entre ministros y centrales
sindicales, en la que los sindicatos esperaban recibir un pedido de disculpas
por parte del gobierno por haber editado decretos que restringen el acceso a
los beneficios laborales, entre ellos el seguro-desempleo, pensión por muerte,
asignación-enfermedad, además de beneficios previsionales, terminó sin acuerdo
y decepcionó a los trabajadores.

 

Al parecer,
por obstinación o arrogancia, el Palacio del Planalto decidió medir fuerzas con
los trabajadores al insistir en que sus medidas “correctivas” son necesarias y
no pueden ser modificadas. Esta posición irritó a los representantes de las
seis centrales, que por unanimidad decidieron pedir apoyo a los diputados para frenar
los decretos en el Congreso.

 

“Nos imaginábamos
que tendríamos buenas noticias para anunciarle a nuestras bases, pero
desafortunadamente, la miopía de la presidenta Dilma no le permite ver lo
obvio. Por eso vamos a buscar a diputados y senadores sensibles a nuestras
demandas para que rechacen esta reducción de los beneficios laborales. Por ese
camino, creo que tendremos más éxito”, afirmó José Calixto Ramos, presidente de
la Nueva Central Sindical de Trabajadores (NCST).

 

El ministro
Miguel Rossetto (Secretaría-general de la Presidencia) intentó minimizar el
impasse al decir que se organizarán comisiones en las que los sindicalistas
podrán debatir los decretos en el Congreso. “Vamos a crear espacios tripartitos
para que el gobierno, las centrales y los parlamentarios compartan opiniones
sobre las medidas”.

 

Estuvieron
presentes en la reunión los ministros Nelson Barbosa (Planificación), Manoel
Dias (Trabajo) y Carlos Gabas (Seguridad Social). “El tema no es ese
(retroceder). El gobierno está abierto a discutir la agenda”, se salió por la
tangente Rossetto, sobre la posibilidad de cambiar el texto de los decretos.
Había señales de que el gobierno haría cambios, al menos, en lo que que se
refiere al acceso al seguro-desempleo, pero eso no ocurrió.

 

Según
Calixto, la Nueva Central ya dejó claro que la clase trabajadora no pagará por
los errores cometidos por el gobierno y 
luchará firmemente para que los derechos conquistados con sudor y sangre
no sean alterados o extinguidos simplemente para atender una agenda de ajustes
fiscales.

 

“Las
medidas anunciadas van en contra de los principios que defendemos y afectará
justamente a los jóvenes que ingresan al mercado de trabajo. Estamos unidos y
dispuestos a impedir que este fardo de retrocesos recaiga, una vez más, sobre nuestros
hombros. Es necesario que la presidenta Dilma y su equipo aprendan a respetar
los acuerdos firmados, y sepan que no pueden transferir el peso de la crisis económica
sobre nosotros”, afirmó.


Fuente: Nueva Central Sindical de Trabajadores

5 Vistas