05/01/2014

ARGENTINA:Los conflictos laborales se incrementaron en el año 2013

Sábado 4 de enero de 2014,

El crecimiento de la conflictividad laboral en los últimos años es un dato indiscutible que se verifica tanto en los informes del Ministerio de Trabajo de la Nación como en los informes del Observatorio del Derecho Social de la Central de Trabajadores de la Argentina. Ello es así aún a pesar de las conclusiones del último informe oficial que da cuenta de una reducción de la cantidad de conflictos en el tercer trimestre de este año.

Los resultados de los relevamientos del Observatorio y del Ministerio no siempre resultan coincidentes. Esta situación se ha verificado en el tercer trimestre de 2013. En efecto, el relevamiento que realizamos en la CTA registra que se trata del trimestre de mayor conflictividad desde el año 2011 , mientras que el informe presentado por el equipo de investigación del Ministerio de Trabajo de la Nación destaca una baja en la conflictividad con relación el mismo período del año 2012 y también con respecto al segundo trimestre de 2013 .

Ahora bien, dados estos resultados en apariencia contradictorios: ¿de qué tendencia estamos hablando en materia de conflictividad laboral? En otras palabras, ¿qué es lo que los distintos informes dicen sobre la evolución de los conflictos laborales en los últimos años? Para dar cuenta de estos interrogantes, a continuación revisaremos los principales datos de los informes producidos por el Observatorio del Derecho Social de la CTA y por el equipo de investigación del Ministerio de Trabajo de la Nación.

En primer lugar, un reconocimiento y unas aclaraciones metodológicas. Por un lado, es importante que el Ministerio de Trabajo haya decidido recuperar la producción de estadísticas sobre relaciones laborales, y en particular sobre los niveles de conflictividad, virtud que resalta aún más en comparación con la lamentable política en materia de estadísticas públicas llevada adelante en el INDEC.

La referencia a los aspectos metodológicos es necesaria porque los distintos equipos que relevan conflictos laborales miran, en realidad, distintas manifestaciones de un mismo fenómeno y lo hacen a partir de distintas fuentes. A tal punto que, por citar la distinción más relevante, en los informes del Ministerio de Trabajo la unidad de análisis es el conflicto con paro, mientras que en los informes del Observatorio de la CTA también incluimos como unidad de análisis a los conflictos sin paro . Por ende, resultados distintos referidos a un mismo período temporal son totalmente esperables y, una vez más, lo que importa es la tendencia general que dichos resultados están mostrando.

Acerca de dicha tendencia, en el último informe del Observatorio del Derecho Social de la CTA destacamos que el tercer trimestre del año 2013 era el de mayor cantidad de conflictos desde el año 2011. En comparación con el mismo trimestre del año 2012 (que hasta entonces era el que presentaba el registro más alto), la suba fue de un 12%. Este  incremento se explica por un fuerte aumento de los conflictos en el sector público (32% en la comparación interanual frente a un 6% de suba en el sector privado). La información preliminar que hemos procesado sobre el cuarto trimestre de 2013 nos confirma la profundización de esta tendencia, es decir, de un continuado incremento de la conflictividad laboral, empujado principalmente por los conflictos en el sector público provincial y municipal (no así el sector público nacional que se mantiene en niveles estables). La cantidad de conflictos en las provincias y los municipios registrados durante los meses de octubre y noviembre virtualmente se multiplica por dos en la comparación con los mismos meses del año pasado (un aumento mayor al 100%).

Por el contrario, el informe del tercer trimestre del Ministerio de Trabajo destaca una baja en la conflictividad laboral tanto respecto del segundo trimestre de este año (9% menos), como también respecto del mismo trimestre del año anterior (1% menos). Sin embargo, esta reducción, por si sola, no nos dice nada acerca del comportamiento tendencial de los conflictos laborales. En este sentido, la propia información que surge de la base de datos del Ministerio de Trabajo, actualizada hasta el segundo trimestre de este año, nos ofrece información muy esclarecedora.

Según el Ministerio de Trabajo de la Nación, el segundo trimestre de 2013 fue el de mayor cantidad de conflictos laborales desde que se inició el relevamiento a comienzos de 2006, superando en casi un 8% al máximo anterior, que se había registrado en el tercer trimestre de 2012. Asimismo, el primer trimestre de este año, habitualmente el trimestre  de menor cantidad de conflictos, fue el de mayor cantidad en comparación con el mismo período de los años anteriores desde 2006.

De más está decir que el primer semestre de este año fue el más conflictivo desde que el Ministerio de Trabajo inició el relevamiento en el año 2006. En efecto, en el primer semestre de 2013 el Ministerio de Trabajo registró un 9% más de conflictos que en el mismo período del año 2012, un 29% más que en el 2011, y un 56% más que en el 2006.

Asimismo, cabe destacar que la mayoría de los conflictos se producen en el sector público, que explica las dos terceras partes del total, y al igual que en el relevamiento del Observatorio del Derecho Social de la CTA, están concentrados en el sector público provincial y municipal.

La reducción en la cantidad de conflictos informada por el Ministerio de Trabajo para el tercer trimestre de 2013 debe ser interpretada en el marco de un ciclo de crecimiento de la conflictividad laboral, sin que existan muestras de un cambio en dicha tendencia. Por el contrario, los datos preliminares del cuarto trimestre de este año nos muestran un nuevo salto en la cantidad de conflictos laborales, principalmente por las medidas de fuerza llevadas adelante por los trabajadores del sector público en las provincias y los municipios. Asimismo, el incremento de los niveles de inflación en los últimos meses preanuncia mayores dificultades de cara a la renovación de las escalas salariales que en su mayoría se negocian en los primeros meses del año.

El aumento de la conflictividad laboral parece así estar ligado a las luchas para definir quién soportará las consecuencias de la crisis económica. Ello se evidencia, por un lado, en el intento de descargar la crisis del sector público hacia los trabajadores provinciales y municipales; y por el otro, en la búsqueda de los trabajadores de recuperar el poder adquisitivo del salario, erosionado permanentemente por la inflación.

* Observatorio del Derecho Social de la Central de Trabajadores de la Argentina.

7 Vistas