25/11/2015

ARGENTINA: Una Marcha para acabar con la desigualdad de género

Un tema que se le cuestiona al gobierno nacional
es que no se avanzó en el financiamiento de la ley que protege a la mujer
contra la violencia de género. “Nuestra ATE fue la impulsora de un proyecto de
ley sobre licencia laboral para la mujer trabajadora en casos de violencia de
género que duerme en los cajones del Congreso”.

La dirigente de ATE señala que “la marcha es nada
más y nada menos que un grito para tomar conciencia”, referida a una
desigualdad que atraviesa todos los componentes del entretejido social: las
relaciones personales, las familias, las instituciones.

“Exigimos nuestro derecho como mujeres a tener
autonomía, a elegir lo que hacemos con nuestro cuerpo, con nuestra vida. Para
ello como mujeres trabajadoras creemos que es central para nuestra vida tener
autonomía económica para decidir sobre nosotras y nuestros hijos”.

Un lugar que aún subyace en la desigualdad del
género es el ámbito de trabajo de la mujer. En este marco aún queda un largo
camino por recorrer sobre el rol de la mujer en su condición de trabajadora.

“Definitivamente las mujeres debemos pelear por
alcanzar nuestra autonomía económica”, introduce León en lo que será su planteo
generalizado sobre la necesidad de “un trabajo digno, un salario acorde a la
situación de la mujer, porque en muchos casos somos nosotras las que somos el
sostén de nuestros hijos, trabajando todo el día sin guarderías en los lugares
de trabajo o en los barrios, algo tan necesario como son las escuelas de doble
jornada”.

Si se habla de trabajo otro problema es la
precariedad laboral que afecta más a la mujer que al hombre. “En esto que el
sistema capitalista entiende como costo beneficio es mucho más fácil expulsar
de un trabajo a una mujer, por la sobre carga de rol que cumple en la familia,
que a un hombre”, dice León, a lo que luego completará “el sistema laboral
capitalista es netamente patriarcal”.

Aunque la presencia de las mujeres en el mundo de
las instituciones ha dado un vuelco en las últimas decadas, cuesta aún insertarse
en los espacios de decisión. León pone de ejemplo el propio ámbito sindical
donde es escasa la presencia de las mujeres en las cabezas de las conducciones.
“En nuestra misma ATE la mayoría de la afiliación es de mujeres; sin embargo
visto en términos de conducción sólo dos mujeres hoy conducen encabezan los
consejos directivos provinciales”.

“Nuestra ATE y nuestra CTA Autónoma somos
organizaciones que nos parimos para cambiar profundamente nuestra sociedad por
lo que es nuestra responsabilidad tambien pelear por los derechos de las
mujeres para terminar con la violencia y la desigualdad y avanzar hacia un
mundo donde seamos mas felices” culmina la compañera.

Prensa ATE

10 Vistas