18/09/2012

ARGENTINA: Seis años sin Jorge Julio López, desaparecido en democracia


El 18 de septiembre de 2006, López se preparaba para dar su testimonio final en el juicio por crímenes de lesa humanidad que se seguía contra el genocida cuando desapareció por segunda vez, pocos días antes de la sentencia y en tiempos de democracia. Oucrrió cuando salía de su domicilio de la localidad bonaerense de Los Hornos para concurrir a los alegatos del juicio.
En 2006 había testificado en el juicio que se le siguió a Etchecolatz por crímenes de lesa humanidad y sus testimonios involucraron a una gran cantidad de represores en las causas abiertas en La Plata en torno a los centros clandestinos de detención pertenecientes al llamado “Circuito Camps”.
Además de Etchecolatz, en sus declaraciones identificó a ex represores como Ramón Camps y Hugo Guallama.

En los seis años que transcurrieron desde la segunda desaparición de López no hubo avances en la investigación ni tampoco detenidos por el hecho.

En diciembre de 2006, la Corte Suprema de Justicia de la Nación decidió que la investigación de la desaparición del testigo pasara de la Justicia provincial a la órbita de la Justicia Federal.

El 8 de enero de 2007, la diputada nacional Nora Ginzburg presentó un proyecto de ley para crear una Comisión Bicameral Especial destinada a mantener informado al Congreso sobre el desarrollo de las investigaciones, pero la iniciativa jamás pudo avanzar.

El 22 de septiembre de ese mismo año, el Gobierno bonaerense ofreció una recompensa de 200 mil pesos para quien aportara datos que ayudaran a encontrar a López y un día después se realizaron rastrillajes en toda la zona de Los Hornos, Berisso y Ensenada.

A comienzos de 2007, en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, el entonces subsecretario de Derechos Humanos, Rodolfo Mattarollo, declaró que hay “progresos sustanciales” en la investigación.

En marzo de ese año, se produjo el primer allanamiento al penal de Marcos Paz por parte de los investigadores tras una decisión del juez Arnaldo Corazza, que llevaba la causa en ee entonces, pero no hubo resultados.

En 2009, Corazza se apartó de la causa luego de archivar la denuncia de la familia de López contra todos aquellos que omitieron proteger al testigo, resolución que la Cámara Federal de La Plata anuló por entender que él podría ser uno de los denunciados.

La causa está caratulada como “desaparición forzada” y el Gobierno bonaerense ofreció una recompensa de un millón y medio de pesos para aquellas personas que aporten información que permita esclarecer el caso.

En ese contexto, en febrero último se realizaron excavaciones en un predio de la estación de trenes del Parque Pereyra Iraola del distrito de Berazategui, luego de que un testigo de identidad reservada indicara que allí estaría enterrado el cuerpo de López.

Las tareas estuvieron a cargo de personal de Bomberos de la Policía Federal y del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF), con asistencia de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA), dado que la Policía bonaerense había sido apartada de la investigación. 

La búsqueda terminó sin resultados y la causa, nuevamente, estancada.
Respecto al estado de la investigación, su hijo Rubén señaló que “está igual que hace seis años, en definitiva no pasó mucho”, y detalló que “lo último que reactivó de manera más o menos importante fue lo del Parque Pereyra, hace casi dos años”.

15 Vistas