11/04/2014

ARGENTINA: Los trabajadores en pie de lucha de Ushuaia a La Quiaca

Jueves 10 de abril de 2014
La olla.tv dialogó con distintos referentes dentro de la Central de Trabajadores de la Argentina quienes se refirieron al Paro Nacional de este 10 de abril. Una medida definida por el secretario General de la Central, Pablo Micheli como “uno de esos paros al estilo tradicional, bien de concepción de clase”.

“Nos sobran los motivos”, resumió Micheli y señaló que la devaluación y la inflación “han triturado nuestro poder adquisitivo” y tanto el Gobierno como los empresarios pretenden que “sigamos perdiendo lo que siempre perdemos en situaciones criticas como las que se viven hoy”, y reclamó que “se convoque también a los que pensamos distintos para discutir los grandes problemas de la sociedad argentina, ligados a la injusta distribución de la riqueza”.

Julio Fuentes, secretario General de ATE Nacional, también se refirió a la medida: “En el Congreso de la Central, todas las organizaciones hemos aprobado la realización del paro del 10 de abril. Estuvimos en el marco de ATE realizando asambleas, plenarios de delegados, reuniones en seccionales, para garantizar la medida de fuerza que emana desde las propias asambleas. La situación salarial que estamos pasando los trabajadores del Estado es de mucha gravedad, no sólo por lo pérdido el año pasado por la inflación, sino por el proceso devaluatorio de los primeros meses, agravado por la inflación de este año. Con nuestros salarios, que rondan en términos promedio por debajo de los 4.500 pesos, no tenemos ninguna posibilidad de enfrentar el costo de vida. Así que por esa causa vamos a este paro de actividades. Reclamamos un cambio en la política económica que sigue condenando a las mayorías a seguir subsidiando y financiando las grandes tasas de ganancia de los grupos más concentrados”, dijo y señaló “el agravio que significa, en este contexto, que los jubilados hayan recibido como aumento salarial un once por ciento”.

Daniel Jorajuría, secretario Gremial de la CTA señaló por su parte la necesidad de frenar el ajuste: “Después de 10 años de crecimiento en la Argentina y ante el fracaso económico debido a una mala distribución de la riqueza que ha realizado el Gobierno durante estos años, ahora vuelve a atacar. Lo vivimos el año pasado con una devaluación del 60 por ciento y con una inflación que va a rondar el 35 por ciento y como medida para salvar sus cuentas intentan ponerle techo a las paritarias y destrozar el poder adquisitivo de los trabajadores”. Asimismo, señaló que “discutir con quién paramos es poner debajo de la alfombra cuál es el fondo de las medidas y cuáles son las reivindicaciones”.

Mario Barrios, presidente de la Unión Solidaria de los Trabajadores (UST), dijo a su vez que paran “por estar de acuerdo con el planteo que venimos haciendo de hace mucho tiempo como trabajadores agrupados dentro de la CTA, que tiene que ver con un reclamo general de la clase trabajadora, como repudiar la Ley Antiterrorista, con un salario mínimo, por el 82 por ciento móvil”. De todas formas, detalló que en lo que respecta a los trabajadores autogestionados, es “porque en estos 10 años se ha avanzado muy poco respecto de las reformas que se vienen reclamando en el sector para darle mayor visibilidad a este nuevo sujeto que es el trabajador autogestionado. No hemos logrado avanzar en alguna propuesta de una nueva ley de cooperativas de trabajo, que no existe, no hemos avanzado respecto de las modificaciones de las leyes de expropiación, más allá de que hoy el escenario es otro, en la práctica concreta hay muy poca información, muy poco desarrollo de este campo. Y como viene ocurriendo en casi todos los estamentos del Estado, la información cae en los amigos y no en las generalidades. Y esto para nosotros tiene que transformarse en políticas de Estado y no en ordenanzas o ayudas a las que después uno no accede. Por eso queremos transformar en ley cada una de las demandas que venimos haciendo en el  campo de los trabajadores autogestionados”.

Por su parte, Silverio Gómez, titular de la Unión de Conductores de la República Argentina (UCRA), señaló que “lo primero que se decidió en conjunto con las Centrales fue parar por la grave inflación que estamos atravesando, la cual perjudica muchísimo a los trabajadores”. Asimismo, expresó que “la mayoría, en los distintos rubros que pertenecemos a la Central, estamos viendo esta situación: no puede ser que el Gobierno quiera pagar esta gran devaluación terrible que ha ocurrido con el salario de los trabajadores”.

Asimismo habló de cómo afecta la crisis a los trabajadores privados: “es mucho más grave, en el sentido de que aquel que reclama corre el riesgo de que mañana no esté más. Hoy casualmente estuvimos reunidos con compañeros de una empresa de Escobar, La Isleña, que lleva despedidos a más de cien compañeros, porque prefieren recontratar a pagar la antigüedad de los compañeros. El transporte de pasajeros pasó a ser de los grupos económicos y esto lo permite este Gobierno”, indicó y puntualizó que están pidiendo “un piso de un 35 por ciento, porque creemos que a fin de año vamos a llegar a más de un 40 por ciento de inflación”.

Conversamos igualmente con Francisco Montiel, secretario de la Federación de Trabajadores Portuarios y Marítimos. Montiel señalaba que “los aumentos que el Gobierno pretende dar no tienen nada que ver con la inflación o el tarifazo que se nos ha venido encima. Además tenemos muchos compañeros tercerizados y no se respetan los lugares de trabajo. Realmente tenemos también muchos compañeros en negro y cuando se jubilan le pagan la mínima y nosotros luchamos desde hace años para que se pague el 82 por ciento móvil”.

Sonia Kopprio, secretaria General de la Federación de Trabajadoras en Casas de Familia de la seccional de Neuquén y Río Negro quien habló también específicamente del sector: “realmente siempre somos y hemos sido las últimas en el incremento salarial. Este año, desde enero estamos pidiendo un aumento porque es una necesidad de urgencia. El sector que me toca representar está por debajo del índice de la pobreza total y no hemos tenido respuesta”.

Finalmente, esto decía Eduardo Moyano, de Telefónicos de Buenos Aires:“Planteamos no sólo la situación general del ajuste sino además por las demandas que tenemos postergadas en el gremio, siendo las empresas de telecomunicaciones las de mayor rentabilidad en este país, está postergado el salario de los telefónicos, en función de aceptar los topes salariales, que deprimen la escala salarial”.

El Paro Nacional de 24 horas se planteó “en Unidad de Acción con todos los sectores dispuestos a luchar contra el ajuste” y tiene entre sus ejes parar por: paritarias libres, sin topes ni cuotas. Salario Mínimo Vital y Móvil no inferior a 9000 pesos; eliminación del Impuesto a las Ganancias sobre los salarios y de los topes a las asignaciones familiares; aumento jubilatorio de emergencia y 82% móvil para los jubilados; prohibición de suspensiones y despidos; contra la precarización laboral y las tercerizaciones; derogación de las leyes antiterroristas, de riesgos de trabajo y de asociaciones sindicales; contra la criminalización de la protesta social, libertad a los presos por luchar, libertad a los petroleros de Las Heras condenados a cadena perpetua.

www.laolla.tv

* Equipo de Comunicación de la CTA Nacional

6 Vistas