27/04/2012

ARGENTINA: LA CTA RECORDARÁ EL 1º DE MAYO EN NEUQUÉN

“Nuestras clases dominantes han procurado siempre que los trabajadores no tengan historia, no tengan doctrina, no tengan héroes y mártires. Cada lucha debe empezar de nuevo, separada de las luchas anteriores: la experiencia colectiva se pierde, las lecciones se olvidan. La historia parece así como propiedad privada cuyos dueños son los dueños de todas las otras cosas”, decía Rodolfo Walsh.
“Desde la Central de Trabajadores de la Argentina, somos conscientes de nuestra historia y la de nuestro pueblo. Por eso nos reconocemos en las grandes luchas de la clase obrera, en el programa del 1° de Mayo de la CGT de los Argentinos, en el Programa de La Falda, de Huerta Grande, en El Grito de Burzaco.
“Durante años solamente nos han exigido sacrificios – decía la Proclama del 1° de Mayo”- Nos aconsejaron que fuésemos austeros: lo hemos sido hasta el hambre. Nos pidieron que aguantáramos un invierno: hemos aguantado diez. Nos exigen que racionalicemos: así vamos perdiendo conquistas que obtuvieron nuestros abuelos. Y cuando no hay humillación que nos falte padecer ni injusticia que reste cometerse con nosotros, se nos pide irónicamente que “participemos”.
“Les decimos: ya hemos participado, y no como ejecutores sino como víctimas en las persecuciones, en las torturas, en las movilizaciones, en los despidos, en las intervenciones, en los desalojos.
“No queremos esa clase de participación.
“Es por eso que desde sus inicios nuestra CTA planteó que ante “La situación que afronta nuestra comunidad ante la destrucción de muchas de sus organizaciones políticas y sociales nos plantea el desafío de concretar nuevas formas de construcción política y social, capaces de reinstalar el poder de los trabajadores y el pueblo en el escenario nacional.”
“Y también que “El viejo modelo sindical sostenido por su dependencia del poder político y su grado de complicidad con el poder económico no sirve para canalizar las demandas de sus representados ni defender sus conquistas e intereses”
“Dirigentes olvidados de la historia de los trabajadores, luego de haber perdido en las urnas, recurren al Ministro de Trabajo para lograr un sello de interventor.
“Ya en la proclama del año 68, los trabajadores sostenían que “El movimiento obrero no es un edificio ni cien edificios; no es una personería ni cien personerías; no es un sello de goma ni es un comité; no es una comisión delegada ni es un secretariado. El movimiento obrero es la voluntad organizada del pueblo y como tal no se puede clausurar ni intervenir.
“Desde nuestro Secretario General, Pablo Micheli como desde aquella CGT de los Argentinos, “no ofrecemos a los trabajadores un camino fácil, un panorama risueño, una mentira más. Ofrecemos a cada uno un puesto de lucha”.
“Es por eso que, al igual que ellos, ´Agraviados en nuestra dignidad, heridos en nuestros derechos, despojados de nuestras conquistas, venimos a alzar en el punto donde otros las dejaron, viejas banderas de la lucha´”, dice la convocatoria de la Central neuquina con la firma de Carlos Quintriqueo, Secretario General de la CTA Neuquén y Diego Urretabizkaya, Secretario de Comunicación.

* Equipo de Comunicación de la CTA Nacional
 

24 Vistas