08/05/2015

ARGENTINA: Julio Fuentes: Que el gobierno no se meta: En ATE decidimos los trabajadores

“En diciembre pasado, el Consejo Directivo Nacional de ATE estableció la fecha de sus elecciones para el 25 de junio. Lo hicimos de manera rutinaria, como cada cuatro años, embebidos del ejercicio democrático que sólo se respira en un puñado de sindicatos argentinos. Este año elegiremos 5600 dirigentes en más de 150 seccionales, 24 consejos directivos provinciales, el Centro Nacional de Jubilados y Pensionados y el Consejo Directivo Nacional”.

 

“ATE tiene casi 300 mil afiliados y sólo cinco de ellos, pertenecientes a las filas del gobierno nacional, impugnaron el proceso eleccionario en el Ministerio de Trabajo de la Nación, que en 72 horas -con una celeridad que sorprende- dio lugar a la impugnación y anuló la fecha elegida postergándola a partir de 40 días después”.

 

“A pesar de que nuestros mandatos caducan el 6 noviembre, es tradición desde la recuperación del sindicato en 1984 despegar el día del sufragio de las elecciones del poder político, porque entre otras cosas el poder político es nuestro patrón. La historia nos enseñó que cada cambio de gobierno supone despidos de empleados públicos, la no renovación de contratos, reformas del Estado y otras políticas que nos obligan a estar preparados y firmes para enfrentar”.

 

“Siempre hemos votado en ATE entre el 14 de mayo y el 14 de agosto. Jamás durante los últimos 30 años se ha impugnado una lista presentada. Hemos podido participar en un marco de libertad e igualdad, porque los afiliados no somos adversarios, somos compañeros. Tampoco hemos convocado a elecciones un año y medio antes para sorprender o engañar a la oposición. Al contrario, los procesos electorales en nuestra organización son públicos y la fecha resuelta en esta oportunidad tuvo notoria publicidad el 26 febrero pasado, con su publicación en un medio de tirada nacional y un diario por cada una de las provincias argentinas”.

 

“El Ministerio de Trabajo de la Nación no pudo fundar su decisión en la falta de publicidad del acto, sino en los “motivos” del adelantamiento, para lo que de todos modos no tiene facultades. Ni las resoluciones MTEFRH 461/2001 ni la MTEFRH 1367/2014 los habilita. La cartera oficialista viola a su vez la libertad sindical, porque su determinación es contraria al artículo 6 de la ley 23.551 y el convenio 87 de la OIT, de rango constitucional, que protege la decisión interna de una entidad sindical”.

 

“Carlos Tomada hace abuso de la Ley de Asociaciones Sindicales, declarada dos veces inconstitucional por la Corte Suprema de Justicia, condenada en los foros internacionales y la OIT por autoritaria e intervencionista. ¿Por qué el gobierno no se mete en las elecciones de la Unión Industrial Argentina o de la Sociedad Rural?”

 

“Esta injerencia ya la hemos vivido en nuestra CTA: postergan los procesos electorales, esperan la caducidad de los mandatos y designan comisiones normalizadoras que les sean favorables. También la intentó el ex presidente Menem y fracasó, al igual que fracasará este Gobierno Nacional y cualquier otro que pretenda decretar la subordinación de nuestro sindicato. Previendo esta posibilidad, el Consejo Directivo Nacional resolvió ya convocar a un nuevo proceso eleccionario para el 2 de septiembre”.

 

“A la presidenta de la Nación, de quien depende Carlos Tomada, le decimos que esté conforme. Que ya tiene un sindicato afín que le firma cualquier mamarracho en el Estado. A ella le decimos que la vida interna de ATE la resolvemos soberanamente nosotros. Que somos autónomos. Que no dependemos de ningún partido político. Que tenemos 90 años de historia, experiencia y una profunda convicción democrática. Y que vamos a denunciar la intervención de su gobierno en los foros administrativos y judiciales correspondientes”.

 

“Esta consideración no implica una condena o proscripción para los compañeros afiliados a ATE que decidan vivir nuestra rica vida interna en agrupamientos pertenecientes a partidos políticos. Aunque los hombres y mujeres que conformamos ANUSATE no compartamos esta visión y creamos en nuestra construcción más amplia que la de una fuerza partidaria, no somos quiénes para condenarlos”.

 

“Ahora bien, sí condenamos el accionar de aquellos que, descartando el debate democrático y plural de nuestra institución, van en búsqueda de los favores del Ministro de Trabajo para ubicarse en lugares que los trabajadores no decidieron. Porque su objetivo es entregar el sindicato a manos del Gobierno de turno y arrebatarle a los trabajadores estatales la organización que a lo largo de su historia hemos construido”.

 

“ATE es autónoma no por la decisión de algún dirigente, sino por la decisión colectiva de sus afiliados que con nuestra cuota sindical financiamos esa soberanía, aunque a muchos no les alcance para llegar a fin de mes a muchos. Nadie en ATE tiene excusas para responder a otro interés que no sea el de los trabajadores estatales”.
 

6 Vistas