23/12/2012

ARGENTINA: Después de los saqueos y protestas: 600 detenidos

     
Unos 300 comercios fueron atacados. Calculan que las pérdidas superan los $ 26 millones.
Luego de tres jornadas de tensión, los saqueos cesaron y volvió la calma en casi todo el país, aunque unas 600 personas permanecían detenidas y continuaban las acusaciones por la responsabilidad en los desmanes.

Los últimos episodios se vivieron anoche con algunos intentos de saqueos aislados en Tucumán que generaron corridas y pánico en el microcentro de la capital provincial, donde los comerciantes cerraron sus locales por temor a los robos.

“Es psicosis de la gente; no pasa nada”, sostuvo el jefe de la Policía de Tucumán, comisario Jorge Racedo, quien señaló además que la situación esta noche estaba “controlada” que, de todas las denuncias que recibieron, no pudieron comprobar ningún saqueo, aunque la seguridad fue reforzada de manera preventiva.

Poco después de las 19, un grupo de 15 adolescentes entró a una feria de calle Junín y, según denunciaron los puesteros, intentaron manotear bultos de ropa, lo que desencadenó el cierre de los puestos e instaló el nerviosismo en la gente y en los puesteros, quienes usaron palos para protegerse.

Sin embargo, sobre el presunto origen de la tensión y las corridas, el jefe de la Regional Capital, comisario Antonio Quinteros, afirmó que todo comenzó en la zona de El Bajo, donde un menor robó un par de zapatillas en la feria montada en la ex Terminal de Ómnibus.

En medio de las corridas se produjeron momentos de tensión en la capital tucumana, con algunas personas desmayadas, otras con ataques de pánico y llanto y algunos heridos, aunque hacia la noche la situación volvía a la normalidad.

Con el ingreso al fin de semana, las ciudades en las que este jueves y viernes se registraron los episodios más violentos amanecieron con tranquilidad.

En Buenos Aires, en tanto, tras la intervención de Gendarmería el gobernador de Buenos Aires, Daniel Scioli, señaló que el panorama estaba “más tranquilo”, aunque había “471 detenidos a disposición de la justicia”, algunos de ellos no sólo vinculados a los desmanes, sino a “robos a mano armada”.

El epicentro de los disturbios fue San Fernando, pero también hubo intentos de saqueos en otras diez localidades del conurbano como San Isidro, Tigre, Malvinas Argentinas, Pilar, Lanús, La Matanza, San Martín, Moreno y San Nicolás, lo que llevó máxima alerta al Gobierno nacional y provincial.

A diferencia de la Casa Rosada, que acusó al sindicalismo opositor de estar detrás de los saqueos, el mandatario provincial evitó señalar responsables políticos por los hechos: pidió en cambio colaboración a la Justicia y reclamó que “se aplique todo el rigor de la ley para quienes estaban robando con armas, que no salgan” en libertad.

En Rosario, otro de los focos de conflicto y donde se registraron dos muertos, no hubo nuevos desmanes ni más heridos durante la madrugada de este sábado, confirmó la intendenta Mónica Fein.

De todos modos, por los incidentes quedaron 92 detenidos en manos de la Justicia, entre ellos varios menores, y estaban siendo sometidos a declaración indagatoria, acusados por el delito de robo calificado, informaron medios de prensa locales.

La pena contemplada para este delito va entre 5 y 15 años de prisión y, según lo que se le impute a cada uno, se le sumaría un tercio más (de tiempo) por haber estado agravado por la participación de menores.

Fein consideró además que “si uno ve lo que pasó en Bariloche, San Fernando, Zárate, Villa Gobernador Gálvez y Rosario, sí, hubo organización para estos hechos delictivos y la Justicia tiene a los detenidos para investigar”.

Por otra parte, la intendenta socialista contó que este viernes el secretario de Seguridad Nacional, Sergio Berni, puso a disposición los efectivos de Gendarmería que están en la ciudad, “planteando las dificultades que tenían para el traslado de más personal”, dada la “gran conflictividad en el gran Buenos Aires”.

Con la calma llegaron también las primeras evaluaciones de los consecuencias: un total de 292 pequeños y medianos comercios del país blancos de saqueos en 40 ciudades y perdidas de 26,5 millones de pesos, informó la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME).

La entidad indicó que si bien es difícil estimar las “pérdidas reales”, ya que además de los saqueos y destrozos “miles de comercios cerraron sus puertas por precaución” justo en los días de mayores ventas del año, la cantidad de comercios afectados “superaría los 500” cuando se agregan locales comerciales que, si bien no fueron saqueados, quedaron expuestos a roturas de vidrios y otro tipo de daños significativos.

Con la presidente Cristina de Kirchner instalada en El Calafate para recibir la Navidad en familia, los funcionarios nacionales se refugiaron este sábado en el silencio, mientras que el sindicalismo opositor volvió a la carga con duras críticas a la Casa Rosada, a la que responsabilizó por los desmanes en una fecha sensible para la Argentina.

“Si tienen pruebas, que nos metan en cana”, volvió a desafiar el líder de la CGT Azopardo, Hugo Moyano, luego de que el jefe de Gabinete, Juan Manuel Abal Medina, y el viceministro de Seguridad, Sergio Berni, los acusaran a él, a Barrionuevo y a Pablo Micheli, de la CTA, de promover los saqueos.

Por su parte, Barrionuevo afirmó que los saqueos se deben a “inoperancia” del Gobierno porque, según dijo, “no se distribuyeron las asistencias que se tienen que dar” a los sectores más carenciados.

“Existe un problema serio de desocupación y problemas que tienen que ver con la alimentación, y los planes del Gobierno nacional en la provincia (de Buenos Aires) hace dos meses que no se entregan”, indicó el titular del gremio gastronómico, que le envió una “carta documento” a Abal Medina “para que ratifique o rectifique sus dichos ante la Justicia”.

11 Vistas