06/10/2013

ARGENTINA: Córdoba, La CTA se solidarizó con la lucha contra Monsanto y rechazó las expresiones de la CGT

Sábado 5 de octubre de 2013,

En la conferencia de prensa estuvieron presentes el ex Director de Derechos Humanos de la Municipalidad de Córdoba, Luis Baronetto, el secretario General dela CTA Córdoba Capital, Guido Dreizik; la secretaria General de la Asociación Gremial de Empleados del Poder Judicial de la Provincia de Córdoba, Irina Santesteban y el secretario Gremial del Cispren, Esteban Liendo.

También asistieron, Raúl Gómez, secretario de Relaciones Institucionales de la CTA Córdoba y referente del MST; Luis Bárcena, secretario de Interior de ATE Córdoba y Daniel Pawluchuzk , secretario de Prensa de ese gremio, junto a Normando “Piojo” Ocampo, secretario general de ATE La Rioja e integrante de la “Asamblea el Famatina No se toca”.

“Decidimos hacer esto por dos razones”, puntualizó Guido Dreizik, secretario general de CTA Córdoba. Por un lado, por la polémica de la fábrica en sí considerada por el sindicalista como “floja de papeles”. Y por el otro lado, como respuesta a “sectores del oficialismo que bancan a Monsanto, ya sea en forma directa o indirecta”.

Dreizik se refirió al comunicado difundido por la CGT regional Córdoba. Dicha nota, firmada por el líder sindical de empleados provinciales José Pihen, dejó explícito el apoyo al gremio de la UOCRA y asegura que se pone en peligro los puestos de trabajo.

Por su parte, Liendo agradeció la presencia de las organizaciones en la conferencia de prensa y sobre el tema de la convocatoria, recordó que el fin de semana pasado, en el 30º Congreso de Trabajadores de Prensa de La Carlota, el despacho de la Comisión de Acción Político-Gremial apoyó la lucha contra la radicación de Monsanto.

“El Cispren participa activamente en esta lucha por desalojar a la multinacional de Malvinas Argentinas, como lo hacen muchas otras organizaciones porque acá lo que está en juego es la vida de las personas. En ese sentido, lo que a mí me llama la atención es que al lado de Monsanto hay una escuela, con todo lo que ello significa, y de eso no habla mucha gente y menos algunos los gremios, que ponen de escudo a los trabajadores para no debatir el tema de fondo”.

Por su parte, Baronetto aseguró que “cuando está afectada la vida, se afecta el principal derecho humano porque si no hay vida no hay derechos. Y son muchos los estudios que hay de cómo está la vida afectada, incluso desde el seno materno, con casos de abortos, y acá debieran estar todos aquellos que dicen que defienden la vida, pero que están contra el aborto”.

“Monsanto afecta la vida de personas que no tienen herramientas para defenderse por si solas y que por lo tanto son las personas que mas necesitan de la protección del conjunto de la sociedad, no solo del Estado, sino también de la las organizaciones, por eso es gravísimo que haya gremios que asuman esta responsabilidad para defender sus propios intereses”, enfatizó.

En ese sentido, planteó que se deben articular acciones “para que los derechos de la gente de Malvinas Argentinas estén garantizados, empezando por el derecho a la vida porque reitero si no hay vida no hay libertad, entonces mal vamos a defender el trabajo, si primero no empezamos defendiendo la vida y por eso debemos luchar para que por el bien de todos, Monsanto no se instale en Malvinas Argentinas”.

Irina Santesteban manifestó que “los trabajadores judiciales siempre hemos tenido un compromiso con las cuestiones ambientales, como lo hicimos el año pasado apoyando el juicio contra las fumigaciones y contaminación en barrio Ituzaingo, y también hicimos pública nuestra posición contra la radicación de Monsanto en la provincia de Córdoba”.

“Nosotros repudiamos el fallo del Tribunal Superior de Justicia de abril pasado que autorizó a Monsanto a continuar con las obras, lo cual demuestra una vez más que el TSJ es funcional al Poder Ejecutivo, que habla de independencia cuando le conviene, y en este caso además hay una connivencia entre los gobiernos provincial y nacional con Monsanto, una multinacional cuestionada en todo el mundo”.

Consideró como “muy grave” la actitud de la CGT de Córdoba “porque está bien que defienda la fuente de trabajo, pero así debiera hacerlo en todos los casos, y no es así porque en la empresa automotriz wolswagen hubo despidos, y no actuó de la misma manera, y por otra parte ahora avala, de alguna manera, en el caso Monsanto, el fallo del Tribunal Superior de Justicia, hecho a la medida del gobierno y de la empresa”.

Bárcena expresó que “acá en Córdoba como en ningún lugar del país hace falta la semilla transgénica de Monsanto porque basta tirar una semilla para que crezca sin necesidad de tratamientos especiales”.

Denunció que “Monsanto y el gobierno engañan a la gente porque no todos los que viven en Malvinas Argentinas van a trabajar en la multinacional, y en este caso también es cómplice el secretario General de la CGT, José Pihen porque se preocupa por 170 trabajadores, pero mira para otro lado en otros casos”.

“Pihen, que además es legislador de Unión por Córdoba y vocero del gobierno, debería preocuparse por los miles trabajadores estatales precarizados en toda la provincia y por la crítica situación del sistema de salud, con hospitales y dispensarios donde faltan empleados e insumos para atender como corresponde a la gente”.

El secretario General de la CTA La Rioja Región Oeste y de ATE de esa Provincia, Normando “Piojo” Ocampo manifestó su total apoyo a la lucha contra la radicación de Monsanto.

“No hay que bajar los brazos como no lo hicimos nosotros en Famatina, y así después de siete años de lucha, le terminamos ganando la guerra, primero a la Barrick Gold y después Osisko, pero para eso todos deben estar unidos y dejar los intereses particulares de lado.”

“La solidaridad también es fundamental en estos casos porque nosotros para ganar esa guerra de la que les hablo tuvimos el apoyo de todo el país, no crean que el pueblo de Famatina (5 mil habitantes) fue el que ganó esa guerra, sino que fue por la suma de voluntades de toda la ciudadanía que se comprometió con la causa”.

Por último, Pawluchuzk analizó la situación actual del sistema sanitario provincial, a la luz de los conflictos que ATE viene llevando adelante.

“Faltan trabajadores, enfermeros. Y los que hay están precarizados. Están esclavizados legalmente. No hay estabilidad laboral. El 70% de los que trabajan en hospitales municipales no están registrados”.

En ese sentido, el dirigente sentenció que “Pihen es cómplice de ésta situación en materia de salud pública”. “No existe la salud pública en el Interior”, dijo. “No hay aparatología. Los hospitales de allí funcionan como dispensarios para que los pacientes sean trasladados a otro lugar. Y todo esto deriva al negocio de la salud privada”.

Finalmente, Pawluchuzk declaró que el líder de la CGT Córdoba es “vocero de prensa del Gobierno. Debemos combatirlo y hacer tomar conciencia a los trabajadores”, en momentos que los empleados de salud realizan asambleas para tomar próximas medidas de fuerza.

Fuente: www.prensared.org

14 Vistas