20/08/2015

ARGENTINA: Adolfo Pérez Esquivel: “Los trabajadores tienen que ser rebeldes frente a las injusticias”

Adolfo Pérez Esquivel, Premio Nobel de la Paz en defensa de la Democracia y los Derechos Humanos frente a las dictaduras militares de América Latina.

Ostentando importantes cargos como el de Presidente del Consejo Honorario del Servicio Paz y Justicia América Latina, Presidente Ejecutivo del Servicio Paz y Justicia Argentina, de la Comisión Provincial por la Memoria de Buenos Aires, y de la Liga Internacional por los Derechos y la Liberación de los Pueblos, Pérez Esquivel recibió ayer la Medalla al Mérito Militante Germán Abdala de parte de dirigentes del CDN de ATE en honor a todos sus años de lucha por los Derechos Humanos en la Argentina.

 
Luego de un caluroso aplauso, Pérez Esquivel se dirigió a los presentes: “Mientras escuchaba a cada uno de ustedes hablar sobre la lucha por los DD.HH., me acordaba de un amigo de la orilla de en frente, a quien muchos de ustedes recordarán por sus poemas y canciones, Mario Benedetti”.

 
“Antes de venir estuvimos inspeccionando la cárcel de Olmos con la Comisión Provincial para la Memoria. Hicimos una recorrida por los pabellones y vimos graves violaciones a los Derechos Humanos que están sucediendo hoy, ahora. Es terrible: Enfermedades, encierro, torturas. Los Derechos Humanos son integrales y tienen que ver con la construcción democrática. Si se violan los Derechos Humanos, la democracia se debilita y deja de ser democracia”, manifestó el Premio Nobel de la Paz.

 
“Hay que hacer memoria, pero no para quedarse en el pasado. La memoria nos ilumina el presente y nos da fortaleza, porque no salimos de un repollo. Salimos de la experiencia acumulada. Tenemos que ser coherentes en la vida: No podemos estar mintiendo. Y creo que hoy tenemos grandes desafíos de la construcción democrática. Esta democracia delegativa en la que votamos y al día siguiente quedamos en un estado de indefensión total. Entonces, ¿cómo construimos nuevas formas en el hacer democrático de la participación?”, se preguntó. Luego analizó: “Ustedes saben que la reforma constitucional de 1994 contempla los plebiscitos y consultas populares, pero no se pueden aplicar porque le han añadido tantas mañas y lo han revuelto tanto, que resulta imposible convocar a una consulta de este tipo.

 
Pérez Esquivel además indicó: “Por otro lado también tenemos que tener en cuenta lo que está pasando con las empresas transnacionales, a las que se les está entregando territorios, recursos y bienes del pueblo. No somos un país pobre, pero sí somos un país empobrecido. Cuando me hablan de África y me dicen que sus pueblos son pobres, yo respondo que no, que en realidad son pueblos inmensamente ricos que son saqueados. Ninguna de esas riquezas llega al pueblo. Aquí está pasando lo mismo: Empresas como Chevron, las megamineras, o las sojeras están destruyendo al país. Esto es un llamado a los gobernantes que no tienen consciencia nacional y no saben lo que es la soberanía, que no sólo debe ser declamada, sino que además tiene que ejercitarse”.

 
“Así como se hace desde ATE y otros sectores sindicales, sociales y políticos, los trabajadores tienen que ser rebeldes frente a las injusticias. Esto no puede seguir así. Estamos en medio de una campaña electoral que parece un aquelarre político. Tenemos que ir pensando en profundidad cuáles pueden ser las alternativas y tenemos que empezar a pensar en un nuevo contrato social, político, económico y cultural. No podemos seguir con los mismos mecanismos. La vida cambia, el pensamiento cambia, la filosofía cambia”, consideró el Presidente del SERPAJ.

 
Respecto de la situación de América Latina, Pérez Esquivel dijo: “¡Cuidado! Lo que pasa aquí, pasa en todo el continente. No podemos perder de vista el nivel latinoamericano. Sería un grave error pensar que lo que pasa en Argentina, le pasa sólo a los argentinos. El golpe de Estado en Honduras, lo que pasa en Paraguay, la fuerte represión a los hermanos mapuches en Chile, la situación centroamericana, Colombia. Y hoy, las políticas de agresión que sufren Venezuela, Ecuador, Brasil. Creo que tenemos que repensar esto desde una perspectiva mucho más profunda y que hay que seguir luchando”.

 
“Para mí los Derechos Humanos son parte de toda una política de liberación de los pueblos. No es sólo una aspirina para paliar el dolor, sino que es una política transformadora y liberadora. A eso apostamos. Muchas gracias”, cerró el celebrado militante de los DD.HH.

6 Vistas