23/03/2014

ARGENTINA: A 38 AÑOS DEL GOLPE MILITAR: Memoria, Verdad y Justicia

 

“La tentación de los gobiernos de reprimir a los opositores es un problema del poder. No aceptar que otros piensen distinto, o que otros actúen y se organicen para luchar por sus intereses, es un problema que no está sólo en el Gobierno, sino que a veces está en la cultura del poder. Ocurre a veces en los sindicatos que no se acepta que alguien tenga una mirada distinta o que piense distinto. Lógicamente es más grave cuando se trata del Gobierno porque éste tiene más resorte, fuerzas represivas, el uso de las armas y las capacidades tecnológicas para investigar o para hacer espionaje, que es lo que pasa hoy con el Proyecto X, con el cual nuestra organización ha sido totalmente afectada”, manifestó el dirigente.

En este sentido, Fuentes indicó que es menester denunciar y dar lucha contra el abuso de los gobiernos en este tema, y asimismo abordar la cuestión cultural del autoritarismo. Para el Secretario General de ATE, las diferencias de opinión producen riqueza en un sindicato en cualquier organización social o política.

“Las investigaciones y el espionaje a organizaciones sociales se utilizan para activar el aparato represivo que, lamentablemente en el caso de la democracia Argentina, es hoy el Poder Judicial. El aparato judicial está siendo utilizado para aplicar el Código Penal en el conflicto social, pero el Código Penal no fue escrito para eso. Cuando hay una huelga, en lugar de encontrar una solución a través del diálogo o a través de los consensos, el Gobierno echa mano a la represión mediante el Código Penal, tratando de meter el conflicto de un sector del pueblo en la ilegalidad”, finalizó el dirigente.

 

Prensa ATE – 21/03/2014

15 Vistas