07/11/2016

Abogados laboralistas reivindicaron el derecho a la huelga

Para Cremonte, quien además preside la AAL, “la huelga es la más eficaz
de las herramientas del movimiento obrero organizado” para pelear por sus
objetivos y agregó que los abogados laboralistas son “un instrumento que
acompaña los procesos de lucha de los trabajadores”.

 

La actividad, que se realizó en la ciudad de Mar del Plata los días 3,4
y 5 de noviembre, contó con la presencia de importantes abogados, estudiantes
de derecho y dirigentes sindicales, quienes conformaron los distintos paneles
de debate bajo el lema “Trabajo, Estabilidad y Huelga”.

 

Entre ellos, estuvo presente el Presidente de la CLATE, Julio Fuentes,
quien compartió el panel “Mesa Sindical: El conflicto Social. Estrategia de los
trabajadores” junto a Roberto Pianelli, de los trabajadores de subterráneos de
Buenos Aires; Domingo Moreyra, de la Federación de Obreros Ceramistas; Ileana
Celotto, de los docentes de la Universidad de Buenos Aires (AGD-UBA) y la
coordinadora Graciela Sosa, abogada de la Unión Obrera Metalúrgica de La
Matanza.

 

El impacto del libre mercado en
el  mundo laboral

 

Consultado acerca del momento actual que viven los trabajadores en
Argentina, con las políticas económicas neoliberales que impulsa el Gobierno de
Mauricio Macri, Matías Cremonte explicó que “entre el capital y el trabajo hay
una relación de tensa conflictividad permanente. El conflicto es inherente a esa
relación. Puede haber períodos más o menos intensos en ese sentido, pero la
intervención del Estado puede permitir que haya más libertad en esa
conflictividad. En el contexto actual, el Estado, fiel a una ideología liberal,
llevó la idea de libre mercado al mercado de trabajo. No hubo ningún tipo de
limitación a los despidos, no hubo ningún tipo de limitación a las
suspensiones. Sí hubo limitaciones a la conflictividad. Y sí hubo, en algunos
lugares, marcada represión”.

 

En ese marco, el asesor letrado de la CLATE, reconoció que “la
criminalización del conflicto social, de la protesta, de los conflictos
sindicales, siempre es una de las primeras respuestas patronales. Pero si
analizamos estos casos, finalmente en las sentencias no hay condenas. La
tendencia que se mantuvo desde el regreso de la democracia, hasta ahora, fue judicializar,
abrir una causa, imputar, llevar a juicio, pero no hay grandes condenas por
ejercicio de derechos sindicales y colectivos, afortunadamente”.

 

Finalmente, y con respecto a la relación entre los abogados
laboralistas y los trabajadores y sus organizaciones, Cremonte indicó que “nuestro
rol es acompañarlos en los conflictos, el marco normativo en el cual se
desenvuelven esas luchas, de algún modo, es nuestra tarea. Hacer que se
desarrollen en libertad, defenderlas cuando son atacadas o restringidas, o cuando
se judicializan, o cuando se vienen políticas regresivas, es nuestro rol
en la defensa”. Y concluyó: “Pero no sólo en los tribunales, sino también
en concientizar a los trabajadores y los sindicatos, en cuanto a que en la
agenda de las luchas debe estar también la no pérdida de derechos sociales en
términos formales”.

 

10 Vistas