A 70 años de la muerte de Libertario Ferrari, el embajador sin camisa

Argentina

12/06/2017

A 70 años de la muerte de Libertario Ferrari, el embajador sin camisa

En la medianoche del 10 de junio de 1947, en un trágico accidente de avión mientras viajaba a Ginebra a participar de la Reunión anual de la OIT, murió el dirigente sindical de ATE y embajador obrero, Libertario Ferrari. Hoy, la Escuela de Formación Sindical del gremio estatal lleva su nombre. Y aquí, un breve homenaje.


Prensa CLATE

 

Ferrari fue un militante radical, yrigoyenista, que se incorporó a la Fuerza de Orientación Radical de la Joven Argentina (FORJA). Siendo peón de la Compañía Primitiva de Gas, fue delegado gremial, y militante de la Agrupación de Obreros y Empleados del Gas, que se incorporará a la Asociación Trabajadores del Estado (ATE) allá por 1945.

A partir de entonces es afiliado a la Seccional Buenos Aires y en un proceso de normalización, resulta electo secretario general, además de representar al gremio como delegado congresal al Confederal de la central sindical argentina, la CGT.

La noche del 16 de octubre de 1945, durante un encuentro convocado por los principales dirigentes sindicales, su exposición será determinante para definir el paro nacional en reclamo de la libertad del Coronel Juan Domingo Perón, que desembocaría luego en la histórica jornada del 17 de Octubre de 1945.

En 1946 integra la delegación de la CGT que participa de III Conferencia Interamericana del Trabajo realizada en México y sostiene allí posturas defensivas del Gobierno Nacional y Popular de nuestro país frente a la ofensiva norteamericana.

Además, fue parte de los primeros agregados obreros egresados de la CGT, cuando entró en vigencia la Ley de Servicio Exterior, que define que ese rol en las Embajadas argentinas de todo el mundo debe ser ocupado por dirigentes sindicales.

Libertario Ferrari murió la medianoche del 10 de junio de 1947, cuando el avión que lo transportaba a participar de la reunión anual de la Organización Internacional del Trabajo a Ginebra se estrelló Brasil. Aquí, unas palabras al dirigente sindical escritas por Juan Fabriquero, el pseudónimo que usaba Arturo Jauretche por aquellos años y que fueron publicadas en la Revista “Descamisada” de abril de 1946 cuando Libertario asumió como “el embajador sin camisa”.

A Libertario Ferrari

Salú, salú, Libertario,

embajador sin camisa

que al congreso proletario

le jugaste la precisa.

(Era una banca tupida

de vivos y de pequeros

que laburaban de obreros

sin laburar en su vida).

Vos entraste, Libertario,

con cara de punto al bardo,

y al verte, dijo Lombardo:

¡ya mordió el geite, lo otario!

Y al argentino laburo

entró a cargar con escombro…

¡Creyendo llevarte al hombro,

te trabajaba de apuro!

En eso alzaste la mano

mostrando tus duros callos:

-¡A que este palo está fallo,

le gritaste a Toledano!

¿De qué trabajo me hablás?

serás punto filipino

pero a un obrero argentino,

Lombardo, no lo pasás.

Tu laburo proletario

no encuentra en mi tierra giles,

allá hay pequeros a miles,

y todos tienen prontuario.

Y si te pido los callos

es porque sos licenciado,

y sólo habrás trabajado

algún primero de mayo,

buscándolo al inventor

del trabajo,

que en su fuga,

ese día no la yuga

porque él es trabajador.

Salú, salú, Libertario,

embajador sin camisa

que al congreso proletario

le pusiste la precisa.

¡Se acabaron los otarios!

Nada más por hoy.

Saludos y viva él”.

16 Vistas