07/09/2016

A 194 años del “grito de independencia”

A diferencia del resto de las declaraciones de
independencia de los países americanos, la conquista por la soberanía en Brasil
no fue el resultado de una guerra directa, ni estuvo involucrada en alguna de
las guerras que libraron en esa época los pueblos de habla hispana. El hecho se
produjo principalmente por el debilitamiento de la corona de Portugal tras las
guerras napoleónicas libradas desde el año de 1808.

 

Finalmente, cuando Napoleón fue derrotado, los reyes
portugueses decidieron volver a Europa e iniciaron un proceso por recuperar el
sistema colonial en los países donde su dominio era absoluto. Pero los criollos
del Brasil no estaban dispuestos a seguir viviendo bajo el mando de Portugal. Cuando
el príncipe Pedro I fue convocado por las autoridades europeas éste se negó a
partir y así impidió el avance de la corona portuguesa en territorio americano.

 

De inmediato, se iniciaron acciones para organizar
el Estado: se convocó a una asamblea constituyente y se procedió a la
conformación de una marina y un ejército locales. Además, 
Pedro determinó que ninguna ley portuguesa
podría aplicarse en Brasil si no era confirmada por él como autoridad máxima.

 

El 7 de setiembre de 1822 el príncipe declaró la
independencia sin que hubiera ningún derramamiento de sangre. Más tarde, en
diciembre, y con tal sólo 24 años, fue coronado emperador de Brasil bajo el
nombre de Pedro I. Esa monarquía gobernó Brasil hasta 1889, cuando fue
sustituida por un régimen republicano.

 

Hoy, a 194 años de aquel grito, los trabajadores y
trabajadoras de la Confederación de Servidores Públicos del Brasil (CSPB)
asumen su compromiso de lucha y dicen en su grito independentista: “Construir
un Brasil mejor está en nuestras manos”. 

21 Vistas