25/01/2016

A 19 años del asesinato de José Luis Cabezas

Acto homenaje

 

Con actos en
distintas ciudades del país, la Asociación de Reporteros Gráficos de la
República Argentina (ARGRA) convocó a recordar el crimen del fotógrafo José
Luis Cabezas ocurrido el 25 de enero de 1997 y reclamar a su vez la prisión
efectiva de los condenados por el asesinato.

 

“Fue el
peor atentado contra la libertad de expresión en democracia y una clara
violación a los Derecho Humanos -continúan- no solamente hacia José Luis, sino
hacia la sociedad toda, porque fue asesinado en el ejercicio de su profesión:
Periodista. Actualmente todos sus asesinos se encuentran en libertad, excepto
uno que volvió a prisión por otro hecho”, expresa la convocatoria de ARGRA)
para marchar y recordar a José Luis Cabezas, asesinado en cercanías de un
camino rural de Pinamar, provincia de Buenos Aires.

 

El caso

 

José Luis
Cabezas logró fotografiar en la playa de Pinamar al empresario Alfredo Yabrán,
de quien no se conocía su rostro y a quien el por entonces ministro de
Economía, Domingo Cavallo, había definido en 1995, como “el jefe de una
mafia enquistada en el poder”.

 

La foto fue
tapa de una edición de marzo de 1996 de la revista, ilustrando una
investigación sobre el empresario firmada por el periodista Gabriel Michi.

 

“Sacarme
una foto a mí es como pegarme un tiro en la frente”, había dicho Yabrán en
una entrevista, a las cuales accedía siempre y cuando fueran sin ser
fotografiado.

 

El 25 de
enero de 1997 Cabezas apareció asesinado en su auto incinerado en una cava de
General Madariaga. Había recibido amenazas de muerte.

 

Yabrán, de
excelentes relaciones en el Gobierno de Carlos Menem, fue investigado como
autor intelectual del crimen, pero se suicidó el 20 de mayo de 1998, sin llegar
a juicio. De los nueve condenados que tuvo el caso, ninguno cumple prisión
efectiva.

 

(Inaceptables) Riesgos del oficio

 

Según Reporteros
Sin Fronteras (RSF), durante 2015 se contabilizaron 67 periodistas muertos
debido a su profesión. Como resultado del tristemente célebre atentado en la
redacción de “Charlie Hebdo”, Francia aparece en la lista de países más
peligrosos por primera vez en el siglo XXI junto a Siria e Irak. México es el
séptimo país con más periodistas asesinados durante 2015 y el primero de
América Latina, con ocho muertos (cinco de ellos sin que el motivo esté
esclarecido). A la funesta lista se suman Honduras , Brasil (3) y Guatemala.

 

Las cifras
de periodistas asesinados por el ejercicio de su profesión en el continente se
multiplicarían si se contaran las muertes cuyo móvil se desconoce o no ha sido
especificado por las autoridades.

 

Violentar al
periodismo no es una usanza que se haya impuesto únicamente en los últimos años.
Basta tomar el ejemplo de Colombia donde -según informa una ONG local- desde
1994 hasta 2004 hubo 167 periodistas asesinados. En su gran mayoría quedan
impunes o sus causas judiciales prescriben. 

7 Vistas