53 años de unidad, lucha y solidaridad

25/02/2020

Julio Fuentes: «53 años de unidad, lucha y solidaridad»

Sin lugar a dudas, a 53 años de la fundación de CLATE, el mérito más importante de los compañeros y compañeras dirigentes que han conducido las diferentes organizaciones que forman parte nuestra confederación, ha sido el de mantenernos unidos y lograr cumplir 53 años de una organización prohibida, que desafió la lógica de la política internacional.

Por Julio Fuentes (*)

La política internacional que tiene que soportar nuestra América Latina y Caribe, ha estado reglada por las decisiones prepotentes de los imperios, no sólo en el proceso histórico de las colonias, sino también a partir de las independencias se ha generado una fuerte presión sobre nuestros países. 

La aparecida potencia de Estados Unidos con la doctrina Monroe, desde 1823  hasta el día de hoy, ha puesto en escena esta idea de América Latina y el Caribe como propiedad de los Estados Unidos, y su política internacional en ese sentido: el corolario Roosevelt o la ley del garrote, han sido instrumentos de este país para someter a nuestra región. Luego han ido a partes más blandas, con esta idea de “panamericanismo” planteando la idea de la solidaridad y colaboración de los pueblos de América, algo completamente falso ya que sigue siendo una expresión de la misma doctrina que ve a nuestra región como su “patio trasero”.

Julio Fuentes en Santiago de Chile este 25 de febrero en el homenaje a Tucapel Jimenez, lider histórico de la ANEF asesinado

En medio de esa realidad, de un imperio que no nos permite desarrollarnos y de sus aliados que hacen exactamente lo mismo, el sindicalismo se vio parado en esa misma lógica. El Panamericanismo plantea que en el modelo sindical, los espacios de unidad sindical tienen que ser americanos, y cuando los Latinoamericanos y Caribeños hacemos alguna expresión propia, resurgen los países de Europa a plantear que no somos americanos sino “latinoamericanos” con esa visión de lo “iberoamericano” donde las viejas potencias buscan monitorear y tutorear cualquier modelo de desarrollo autónomo. 

En el sindicalismo ha sido difícil constituir una central que unifique a las y los trabajadores de América Latina y Caribe. Si bien existió una experiencia durante la década del 50, que fue la de la Agrupación de Trabajadores Latinoamericanos Sindicalizados (ATLAS), la cual sostuvo sus actividades hacia la década del 60, el problema de constituir este tipo de espacios no es un problema geográfico, es un problema de historia, de modelos económicos y sociales que desde las épocas coloniales nos han impuesto, ese modelo colonial que nos prohibe juntarnos a no ser que estemos monitoreados por las grandes potencias como si no tuviéramos derecho a juntarnos y pensar entre nosotros mismos. 

Esta situación también ocurre a nivel gubernamental: La CELAC es el primera institución desde la declaración de nuestras independencias que nuclea a los gobiernos de América Latina y el Caribe que no cuenta con participación de los  Estados Unidos, Canadá u otra potencia. 

En este marco, la virtud tremenda de CLATE fue mantenerse con vida durante estos 53 años, sabiendo que durante ese periodo hubo cientos de intentos de asimilar a esta CLATE, bajo el título de la unidad del sector, donde se intentó que nuestra confederación terminará integrada dentro de otras centrales a nivel América o a escala global. Haber mantenido esto, es haber mantenido el principio de autonomía de América Latina y el Caribe, lo cual implica mantener el fuego y la llamara de lo que algun dia sera la unidad de toda la clase trabajadora en América Latina y el Caribe.

En estos 53 años, bajo la responsabilidad de la Presidencia de nuestra CLATE, quiero rendir homenaje a cada uno de los compañeros y compañeras, desde Luis Iguini, Carlos Custer, Tucapel Jimenez, entre otros que fueron aquellos quienes dieron el puntapié inicial. A cada uno de los companeros y companeras que han sostenido las banderas de esta institución luchadora, de cara no solo a los problemas del sector público sino también a nuestros pueblos, una organización que se reafirma profundamente como antiimperialista, anticapitalista y que, ha sabido mirarse hacia adentro, de ver los problemas y definirse hoy como antipatriarcal, ecologista, pluralista y reconociendo las diversidades que hay dentro de nuestra clase y dentro del sector público. 

Larga vida para la CLATE, y que siga manteniendo esa llama porque llegará el momento en que los trabajadores, no solo del sector público, tendremos instrumentos que sirvan para apoyar la lucha de la independencia de nuestros pueblos, convencidos de que no hay liberación social sin liberación nacional».

 

(*) Presidente de la Confederación Latinoamericana y del Caribe de Trabajadores Estatales
Secretario de Relaciones Institucionales de la Central de Trabajadores de la Argentina Autónoma

 

312 Vistas