25 días de ocupación: ferroviarios uruguayos en defensa del transporte público

Uruguay

20/02/2018

25 días de ocupación: ferroviarios uruguayos en defensa del transporte público

El presidente de la Unión Ferroviaria (UF) del Uruguay, Carlos Aramendi, explicó que el conflicto que ya lleva 25 días de paralización total del servicio de trenes de carga y pasajeros no sólo tiene que ver con el injusto despido de cuatro trabajadores, sino con la defensa de todo el sistema público de transporte. “En el fondo lo que hay es un intento de privatización del sistema ferroviario, pero los trabajadores seguiremos resistiendo porque no estamos dispuestos a entregar nuestra soberanía”, indicó el dirigente.


Prensa CLATE


El titular de la UF uruguaya y secretario alterno de Integración de la CLATE, Carlos Aramendi, brindó detalles de la situación actual que atraviesan los trabajadores ferroviarios en el Uruguay, quienes hace 25 días resolvieron ocupar un taller y una terminal de cargas de la empresa operadora AFE, que es pública pero mantiene a parte de su plantel de empleados dentro del régimen privado laboral.

“En realidad las tomas comenzaron cuando se resolvió el injusto despido de cuatro compañeros acusados de robo. Pero el trasfondo de este conflicto es de larga data y tiene que ver con la decisión del Gobierno uruguayo de privatizar el sistema”, explica Aramendi.

En ese marco, y mientras siguen sin funcionar los trenes de carga y también los de pasajeros en toda la extensión del país oriental, ayer se realizó una importante reunión entre los representantes del gremio y de la central obrera del Uruguay (PIT-CNT) y los funcionarios representantes del Ministerio de Transporte y de la empresa AFE. “Estamos esperando un nuevo encuentro porque la reunión del lunes pasó a un cuarto intermedio. Teníamos un principio de acuerdo y habíamos redactado un documento consensuado. Pero en uno de los puntos no pudimos avanzar y eso trabó todo de nuevo. La operadora privada quiere seguir avanzando y paulatinamente ir desplazando a los trabajadores públicos. No estamos dispuestos a entregar compañeros”, enfatizó el dirigente ferroviario.

Con respecto a la situación de los cuatro trabajadores despedidos y acusados de robo, la situación ha cambiado completamente. “Ellos están dispuestos a levantar el despido y que los trabajadores vuelvan a ser incorporados. La empresa reconoce que hubo un error en las acusaciones de robo y que están dispuestos a pasarlos al seguro de desempleo por cuatro meses hasta que se resuelva la investigación a ver si cabe alguna sanción”, informó Aramendi.

Una lucha por la soberanía

Demostrada la legitimidad del reclamo por los trabajadores despedidos sin causa, el sindicato denuncia que el trasfondo de esta decisión tiene que ver con las intenciones del Ministerio de Transporte de habilitar a la operadora ferroviaria para avanzar en otras áreas y que se haga cargo de las terminales de maniobras. “En el fondo lo que quieren es desplazar trabajadores públicos y poner trabajadores privados. Veníamos discutiendo a fondo la reestructuración del sistema y apareció este conflicto. La cuestión de fondo es hacer lo que pide la trasnacional finlandesa UPM, que ya tiene plantas de celulosa en nuestro territorio y pretende inaugurar una nueva en el centro del país en 2021”, explica el titular de la Unión Ferroviaria del Uruguay, organización que integra la CLATE.

“Los finlandeses pretenden hacer una extensa obra ferroviaria que implicará una inversión de alrededor de mil millones de dólares. Pero no quieren que las terminales de carga y de maniobras sean manejadas por trabajadores del sector público. Prefieren la legislación del sector privado, que es más flexible, menos conflictiva”, aclara Aramendi.

Para el dirigente, se trata de un intento de “privatización encubierta” a pedido de las grandes trasnacionales que llegan al Uruguay con millonarias inversiones a cambio de achicar la planta estatal. “Este Gobierno progresista ha venido avanzando en estos 15 años en transformar las empresas públicas, creando empresas estatales pero regidas por el derecho privado. El plebiscito realizado en Uruguay en la década de los 90, en el que el pueblo le dijo NO a las privatizaciones que impulsaban los gobiernos de derecha, no les permite privatizar. Pero si tienen este instrumento de las empresas subsidiarias. Y quieren ir por los trabajadores”, agrega.

Finalmente, Aramendi explicó que “el conflicto va a continuar hasta tanto no resolvamos estas cuestiones tan importantes. Tenemos todo el apoyo y la solidaridad de la central obrera y de compañeros de todos los sindicatos. Vamos a resistir si el Gobierno intenta desalojarnos con la fuerza pública y seguiremos denunciando esta medida, porque los ferroviarios no estamos dispuestos a seguir entregando soberanía nacional a estas trasnacionales que llegan al país. Y aunque afuera se vea otra cosa del Gobierno progresista del Uruguay, esta es la realidad que vivimos adentro de nuestro país. Por eso los trabajadores seguiremos luchando para que estos Gobiernos no pierdan la brújula y no se permita la entrega de nuestra soberanía nacional”.

16 Vistas