19/04/2017

“La intervención del gremio de judiciales es absolutamente ilegal”

La semana pasada, el Ministro de Trabajo de Argentina, Jorge
Triaca, designó a un  “delegado
normalizador” en el gremio de Judiciales de Mendoza, bajo el argumento de que
el sindicato estaba “acéfalo” desde la anulación de las elecciones realizadas
en junio del año pasado. El proceso electoral, en el que resultó electa la
dirigente Adriana Domínguez como secretaria general, había sido impugnado por
la lista perdedora y anulado por el Ministerio de Trabajo.



 

Hugo Blasco señaló que esta medida busca “la paralización
absoluta de la capacidad política del sindicato mendocino” y recordó que el
gremio es uno de los pocos sindicatos que ha enfrentado a lo largo de los años
a las distintas administraciones mendocinas, en defensa del salario y por
mejores condiciones de trabajo. “Eso parece ser que para el actual gobierno es
inaceptable y por eso recurre a artilugios y maniobras descaradas que violan
gravemente la libertad sindical, consagrada en la Constitución Nacional y en
Convenios de la OIT”, agregó.

 

Para el co-secretario general de la FJA y titular del gremio
de Mendoza hasta las elecciones pasadas, Carlos Ordoñez, se trata de “una burda
maniobra para poder liquidar un gremio que siempre ha mantenido una actitud de
independencia de los partidos políticos, de la Suprema Corte, del poder económico
y que siempre ha peleado con el gobierno, del color que sea”.

 

Ordoñez afirmó que la intervención del gremio “es una
acción escandalosa, violatoria de todo tipo de derecho” y recordó que, en los 70
años de historia del sindicato mendocino, la única vez que fue intervenido fue
en la dictadura militar.

 

“Vamos a dar todas
las peleas necesarias para que a partir de la lucha y la movilización se impida
este atropello por parte de la patronal que intenta sacarnos del ámbito paritario,
bajo la excusa de acefalía”, manifestó Ordoñez. Y agregó: “Lo que pretende el
gobierno de la provincia es nombrar a sus representantes para que del otro lado
de la mesa de negociación, en vez de trabajadores, esté el delegado normalizador,
también de la patronal”.

 

En definitiva, señaló Ordóñez, “el gobierno pretende excluir
a los trabajadores de la negociación, tanto del salario, como de condiciones de
trabajo”.

 

15 Vistas