01/12/2016

“La educación es un proceso de liberación y transformación de las consciencias”

El dirigente de la Confederación de
Servidores Públicos de Brasil (CSPB), Musébio José de Azevedo, participó del
curso de formación de formadores que se llevó a cabo en La Habana, Cuba, del 12
al 23 de septiembre. El evento fue organizado por la CLATE, con el apoyo del
Sindicato Nacional de Trabajadores de la Administración Pública de Cuba (SNTAP)
y la Central de Trabajadores de Cuba (CTC).




En un extenso informe, Azevedo explicó que
el curso tenía como objetivo analizar las bases metodológicas de la
capacitación sindical, además de promover “el intercambio de estrategias y
acciones”, con el fin de “reforzar el enfrentamiento a la ofensiva de la
derecha en el continente”.




El programa del curso incluyó los
siguientes temas: el rol del sindicalismo latinoamericano y caribeño en la
coyuntura neoliberal actual, las herramientas de formación a distancia, el papel
del instructor sindical como formador de consciencia de clase, el proceso de
integración de América Latina, entre otros.




Azevedo informó que, en primer lugar,se
presentó a los alumnos “una visión contextualizada de América Latina y el
Caribe”y se hizo un repaso de los principales acontecimientos que marcaron la
región en los últimos años. Entre ellos, Azevedo mencionó en su informe la
situación en Venezuela, así como los golpes judiciales contra Manuel Zelaya en
Honduras (2009), Fernando Lugo en Paraguay (2012) y Dilma Rousseff en Brasil
(2016).




“La ofensiva de la derecha en América
Latina está afectando las democracias, los gobiernos populares, los avances y
las conquistas de la clase trabajadora y, como consecuencia, está provocando un
gran retroceso en las legislaciones laborales y previsionales”, señaló.


Ante este escenario adverso, el rol de los
instructores sindicales es clave y la educación tiene una función
transformadora, como recuerda el mismo Azevedo, citando a Paulo Freire:“[la
educación] es una forma de intervención en el mundo”.


“Llegamos al final del curso con el desafío
de desarrollar un programa permanente de educación, con la finalidad de
transformar y liberar la conciencia de la clase trabajadora”, afirmó el
dirigente brasileño.


“Vivimos un momento de mucha fragilidad,
principalmente de la clase trabajadora, por la falta de formulación de
propuestas para enfrentar el modelo opresor. La clase trabajadora necesita una
formación sólida de educación, vista como proceso de liberación y
transformación de las conciencias”, concluyó.

 

17 Vistas