“La CLATE cumple 52 años de internacionalismo, unidad y lucha”

25/02/2019

“La CLATE cumple 52 años de internacionalismo, unidad y lucha”

El 25 de febrero de 1967, organizaciones sindicales de trabajadores del Estado de 13 países de la región, reunidas en la ciudad argentina de Chapadmalal, fundaban la CLATE. Allí, en un clima de muchas limitaciones y austeridad,
dirigentes estatales de distintas tendencias políticas se pusieron de acuerdo para redactar los principios y objetivos que guiarían la Confederación hasta el día de hoy.

“Los servidores públicos del continente expresan su firme actitud revolucionaria frente al capitalismo y a cualquier otra forma de tutela o de presión extranjera; señalan la firme esperanza de una América Latina libre, independiente y democrática”, afirma la Declaración de Principios y Objetivos de la CLATE.


“[…] Únicamente un proceso serio de integración latinoamericana, con efectiva participación de los trabajadores, permitirá a nuestros países, lograr una verdadera autodeterminación política, una real personalización internacional y fundamentalmente, una autentica independencia económica […]”, declaran las organizaciones fundadoras de CLATE.

 

Medio siglo de resistencia

 

“Hoy nuestra Confederación cumple 52 años de fundada, medio siglo de internacionalismo, de unidad y lucha de los trabajadores de los estados de América Latina y el Caribe”, recuerda Julio Fuentes.

 


“Estos 52 años han sido de gran resistencia por parte de los y las trabajadores en general y particularmente del sector público. Las dictaduras militares y las políticas neoliberales nos han elegido de blanco predilecto, ya que destruir las herramientas de los Estados nacionales es la manera que buscan de consolidar la dependencia y el coloniaje”, afirma el dirigente.

 

“También en este período –reconoce Fuentes– hemos vivido procesos que con distinta graduación han intentado buscar caminos de justicia social e independencia”. Y observa: “Los pueblos latinoamericanos y caribeños no logramos, hasta ahora, la segunda y definitiva independencia, pero tampoco el imperio norteamericano y sus aliados logran apagar el fuego de los patriotas y los sueños de emancipación”.

 

“La emancipación social de la clase trabajadora en América latina y el Caribe está atada a la emancipación de nuestros países de la Patria Grande. No hay posibilidad de emancipación social si no hay emancipación nacional”, destaca.

 

“Esa es la comprensión de nuestra organización, por eso su profundo carácter antiimperialista, anticapitalista y por la autonomía de los pueblos”, señala Fuentes. Y concluye: “En este momento, más que nunca, hay que reafirmar este concepto fundacional de CLATE y ser conscientes de que no va a haber servicios públicos de calidad para nuestra población, si no hay Estados soberanos y gobiernos populares que propicien la justa distribución de la riqueza”.

 

37 Vistas