16/06/2012

PARAGUAY: Policías y militares reprimen al campesinado y provocan 18 muertos

En el lugar, señalaron las autoridades, había unas 100 familias que iban a ser desalojadas por las fuerzas de seguridad.

Aún se está tratando de determinar qué fue lo que hizo estallar la violencia, pero lo que sí ya fue confirmado es que al menos 18 personas fallecieron a consecuencia de un tiroteo que se desató en el lugar: once víctimas fueron identificadas como campesinos y siete como policías. Uno de ellos era el comandante de las fuerzas especiales del cuerpo policial que participó en el operativo.

“No hay un conflicto por tierras con este número de muertes en la historia de Paraguay”, señaló a BBC Mundo Milda Rivarola, historiadora y socióloga paraguaya.

El incidente además dejó unos 80 heridos, algunos de gravedad.

“Lo que ocurrió es que al haber una persona armada hubo disparos que lamentablemente impactaron en efectivos policiales”, señaló en rueda de prensa el ministro del Interior, Carlos Filizzola, quien pocas horas después del incidente fue destituido.

“Hubo disparos de parte de ellos, la policía tuvo que responder”, agregó Filizzola.

En cambio José Rodríguez, dirigente del movimiento de campesinos que ocupaba los terrenos, indicó a un diario paraguayo que “estos problemas no se solucionan enviando más armas y balas, obviamente por ese camino sólo se van a empeorar las cosas”.

La organización de defensa de los derechos humanos Amnistía Internacional, emitió un comunicado en el que urgió a las fuerzas de seguridad a no usar fuerza excesiva, aunque según su visión del hecho “al llegar los policías varios campesinos armados dispararon contra los agentes. Los policías respondieron con más disparos”.

El presidente de Paraguay, Fernando Lugo, ordenó el despliegue de las fuerzas armadas a Curuguaty, luego de conocerse la magnitud de la violencia.

Factores

La intervención policial  dejó unos 80 heridos, algunos de gravedad.

La agrupación que estuvo detrás de las ocupaciones se llama Liga Nacional de Carperos y es considerada una de las más radicales en cuanto a sus acciones por el reclamo de las tierras, un conflicto de larga data no sólo en Paraguay si no en toda América Latina.

El grupo afirma que tomó los terrenos propiedad de Blas Riquelme, porque los señala de ser “malhabidos”.

Riquelme es un exsenador del Partido Colorado y es considerado cercano al exgobernante militar de Paraguay Alfredo Stroessner.

La agrupación de sin tierras afirma que esta relación se tradujo en la entrega de tierras por parte del Estado al ahora retirado legislador, por lo que el movimiento debía “recuperarlas”.

Un informe publicado la semana pasada por la Comisión de Verdad y Justicia, de Paraguay, se aboca al tema de la entrega de tierras por parte del gobierno militar de Stroessner.

En el documento se señala que durante sus 35 años en el poder Stroessner entregó casi siete millones de hectáreas de manera irregular a personas allegadas, lo que se acerca a casi al 19% de la superficie de todo el país.

La Comisión de Verdad y Justicia señala a Riquelme como uno de los principales beneficiados de estas entregas de tierras.

No obstante, José Riquelme, hijo del exsenador y empresario, señaló a medios locales que el lugar que había sido ocupado lo habían declarado como reserva forestal hace dos décadas, aunque se encuentra dentro de la hacienda de su familia.

“Hace veinte años declaramos como reserva forestal la zona boscosa pero desde el año pasado los campesinos la quieren para instalarse en ella. Los fiscales Miguel Rojas y Ninfa Aguilar ordenaron el desalojo meses atrás, pero la Policía no pudo cumplir el mandato porque primero buscó que abandonaran el predio pacíficamente pero se negaron”, dijo Riquelme.

Contexto

Lugo convocó de urgencia a todo su gabinete ministerial.

“El origen de esto (la matanza de este viernes) es el conflicto de tierras”, señaló la historiadora Milda Rivarola.

“La transición democrática en Paraguay coincidió con una nueva concentración de tierras en manos de pocos y el país sigue siendo controlado por partidos de derecha con fuerte apoyo de terratenientes”, apuntó.

La Comisión de Verdad y Justicia, en su informe de junio, señala que casi un millón de hectáreas se entregaron entre 1988 y 2003, tras la muerte de Stroessner, también de manera irregular.

“Es un problema que no se ha podido resolver desde que llegó la democracia y menos hoy en día ya que es muy rentable tener un campo para la agroindustria”, dice la historiadora y socióloga.

 
           Ya en enero se había producido una ocupación en las mismas tierras (foto Archivo)
Paraguay depende fuertemente de la agricultura y la ganadería, siendo ambos sectores los que han impulsado el fuerte crecimiento de su economía en los últimos dos años.

“Este gobierno (el de Lugo) prometió cambiar lo que venía pasando con las tierras, pero ahora está llegando al final de su período y las promesas no se cumplieron. Por ello la paciencia de los grupos más radicales pudiese haberse acabado y ahora todo estalló”, acotó Rivarola.

Funcionarios del gobierno paraguayo, como el ministro del Interior, rechazaron que Lugo tenga responsabilidad en el incidente de este viernes.

El mandatario, en respuesta a lo sucedido, convocó de urgencia a todo su gabinete ministerial, aunque en medio de una fuerte presión por parte de sectores opositores quienes pedían la salida de varios de sus integrantes.

Fuente: BBC mundo

25 Vistas