07/08/2012

PARAGUAY: Campesinos paraguayos rechazan orden de abandonar tierras ocupadas

El alto número de labriegos y sus familiares, que reclaman hectáreas para vivir y trabajar, llegaron en la noche del pasado sábado a los terrenos de la hacienda de un colono brasileño y fueron recibidos con disparos por custodios privados y la policía, con el balance de ocho heridos.

A pesar de ello, los campesinos, entre los cuales hay numerosas mujeres y niños, no detuvieron su avance e hicieron retroceder a los guardias, de acuerdo con lo informado por corresponsales de la prensa local.

Inmediatamente después, iniciaron la colocación en el lugar de más de 300 carpas en las cuales se instalaron con la decisión de permanecer hasta que se les entreguen tierras, reclamo hecho desde hace varios años sin solución oficial alguna.

El fiscal Diosnel Giménez se personó en la hacienda acompañado por unos 150 policías, tuvo reuniones con los dirigentes de los carperos, como se les conoce popularmente por vivir en carpas en las adyacencias de los latifundios que consideran irregularmente apropiados por actuales dueños.

Posteriormente, declaró anoche a la prensa que los labriegos rechazaron la orden de abandonar la propiedad del colono brasileño y amenazaron con resistir cualquier intento de desalojo.

Giménez les impuso un plazo de 24 horas para retirarse pacíficamente del lugar pues, posteriormente, se procedería al mencionado desalojo con la intervención de la fuerza pública.

Al propio tiempo, y por la vía civil, la abogada del colono Joao Carlos Bernardes presentó un reclamo para que se proceda a desalojar del lugar a los mil campesinos y sus familiares.

Las tierras ocupadas se encuentran cerca de Montes Corumbí, escenario en junio pasado de un enfrentamiento entre policías y campesinos al practicarse un desalojo, el que terminó con la muerte de 11 labriegos y seis policías, causando una conmoción nacional.

Miles de campesinos sin tierras se encuentran viviendo en carpas en la zona del este del país y en otros departamentos de Paraguay reclamando hace años la cesión de terrenos que consideran malhabidos por sus actuales titulares.

Policía paraguaya advierte a los campesinos sin tierras

Los campesinos paraguayos desprovistos de tierra han recibido este lunes, un ultimátum de la policía del Grupo Especial de Operaciones, después de negarse a acatar una orden de la fiscalía para abandonar las tierras que han ocupado desde el pasado fin de semana en la ciudad oriental de Saltos de Guairá, en Paraguay.

El alto número de labradores y sus familias, que reclaman hectáreas para vivir y trabajar, llegaron en la noche del sábado anterior a los terrenos de la hacienda de un ciudadano brasileño, donde los guardias privados y los efectivos de la policía abrieron fuego contra ellos e hirieron al menos a ocho, incluidas algunas mujeres, ha afirmado el jefe de Orden y Seguridad del cuerpo, Oscar Villalba, quien les transmitió una orden de evacuación por la demanda del propietario.

Aproximadamente 300 efectivos policíacos equipados de armas largas y chalecos antibalas se encargarán de realizar el desalojo por la fuerza en el marco de cumplir con la orden judicial, a menos que los campesinos abandonen la hacienda voluntariamente.

Sin embargo, los campesinos han pedido la intervención de los representantes del gobierno a fin de llegar a un acuerdo sobre dónde vivir y trabajar.

Miles de campesinos sin tierras se encuentran viviendo en carpas en la zona oriental del país y en otras partes del pequeño país sudamericano, en la espera de adjudicación de terrenos para poder vivir y ponerlos a producir.

La población rural de Paraguay es la más grande y la más pobre de la nación. La desigualdad en la distribución de tierras y el aumento de campesinos que no disponen de terrenos para cultivar hace cada vez más difícil el acceso a los alimentos en un país donde “paradójicamente” la agricultura es una actividad clave del crecimiento económico.

Paraguay figura entre los diez países más desiguales del mundo y es el país con mayor inequidad en América Latina. Según estudios recientes el diez por ciento de las personas con más propiedades posee el 66,4 por ciento de las tierras.

fuente Hispan TV

19 Vistas