08/07/2012

GUATEMALA.- Lucha contra el modelo de extracción neoliberal


Tras tres meses de resistencia frente a las instalaciones de la Mina el Tambor
Progreso VII, en el vértice entre San José del Golfo y San Pedro
Ayampuc, a menos de 50 km de la ciudad capital, pobladores de ambos
municipios, se encuentran en pie de lucha, resistiendo a la explotación
de oro y plata, en una de las zonas más olvidadas de la zona central del país.
Una firme resistencia

 

 

 

El 24 de noviembre de 2011, a la mina fue otorgada la autorización de
exploración. Sin embargo en la misma, desde febrero de 2012, los
pobladores han observado cómo gran cantidad de maquinaria de explotación

 

ingresaba a la mina, razón por la cual alrededor de doscientas (200)
personas, con el apoyo de más de seis mil (6,000) comunitarios,
decidieron acampar frente a las instalaciones de la mina el tambor desde el 2 de marzo. 

 

Esta acción ha desencadenado una serie de
intimidaciones por parte de la empresa Exploraciones Mineras de Guatemala, S.A. (Exmingua)

 

subsidiaria de la canadiense Radious Gold Group en asociación con la estadounidense

 

Kappes Cassiday and Associates (KCA), a lo cual, los pobladores se oponen, en virtud

 

de que procedimiento del Estudio de Impacto Ambiental (EIA), debe hacer

 

una consulta a los comunitarios y a éstos no se le hizo ninguna.

 

 

 

Además de esto, las intimidaciones a los comunitarios por parte de grupos
paralelos ha sido ampliamente denunciado, a las instituciones de la
seguridad, quienes han hecho escuetos sino nulos esfuerzos por dar con
los culpables de dichos actos, mismos que no son más que el instrumento
de dominación utilizados por la empresa para proteger sus intereses de
explotación y de beneficios económicos.

 


Ataque a balazos

 

 

 

El punto más álgido se alcanzó cuando el 13 de junio del presente en una
emboscada hombres fuertemente armados atacaron mediante balazos a

 

Thelma Yolanda Oquelí Véliz, lideresa de la resistencia contra el proyecto
minero ilegal e integrante del Frente Norte del Área Metropolitana, que
obligó a hospitalizar a la defensora de la vida y el medio ambiente
contra la voracidad empresarial.

 

 

 

La dirigente afortunadamente logró salir con vida del mismo, pero con las
graves secuelas físicas que implican balazos en su cuerpo y los traumas
psicológicos que le son intrínsecos. Recuerda esto el ataque que años
atrás sufrió Yuri Melini, también defensor ambiental, acción que es el
reflejo de que el modelo extractivo y de violación del territorio

 

de los pueblos busca imponerse a balas y sangre.

 

 

 

Verdadero interés

 

 

 

El interés de la empresa es manifiesto, pues los propios voceros de la misma han
dicho ampliamente que la extracción de oro servirá para el procesamiento

 

de lingotes de oro en Japón, denotando así la avaricia del mercado
capitalista, que aún mantiene su sistema a base del valor del oro y con
ello respaldando la inflación desmedida en los mercados a base de la
invención de necesidades ficticias creadas a razón de más consumo.
No hay que olvidar el contubernio de los gobiernos capitalistas que han mantenido
un impulso a los proyectos de extracción, privilegiando el interés de
las grandes corporaciones, olvidando el territorio, la naturaleza y las
condiciones mínimas para el desarrollo de los pueblos.

 

 

 

La explotación desmedida de la tierra y sus
recursos naturales, parte de la necesidad que el modelo posee de
mantener su ritmo exacerbado de consumo, de sostenibilidad y más aún de
mantener a una clase subyugada y oprimida Con ello, repudiamos las
acciones en contra Yolanda Oquelí y nos solidarizamos con todos los
pueblos en resistencia contra la extracción minera, ya que solo es la
réplica del modelo capitalista, que sin control pretende despojar a los
pueblos de su territorio, contaminando los mantos acuíferos, destruyendo

 

a su paso la vida y el desarrollo integral necesario.

21 Vistas