26/08/2016

CSPB y CLATE analizan retos del sindicalismo en el sector público

El analista
político y periodista Antonio Augusto de Queiroz, conocido como “Toninho do
Diap”, participo del encuentro e hizo un análisis de la coyuntura con los
representantes sindicales latinoamericanos y de la CSPB. Se identificaron
diversas semejanzas en las políticas económicas aplicadas en estos países,
dirigidas a desmantelar la estructura socialy aniquilar los derechos laborales
garantizados, hasta entonces, en sus respectivas constituciones. “Aunque las
estrategias son distintas, el objetivo es el mismo en toda América Latina”,
señaló el presidente de CLATE, Julio Fuentes.



El
presidente de la CSPB, João Domingos Gomes dos Santos, reforzó los argumentos
de Fuentes y presentó ante los invitados un breve análisis del escenario
brasileño. “Este gobierno interino fue secuestrado por el mercado financiero, sin
la legitimidad del voto y la aprobación popular. Sigue sistemáticamente una
agenda de desestimulación del crecimiento del sector público para abrir el
mercado y así justificar un intensivo proceso de privatizaciones. Ante este
escenario caótico, existe la posibilidad de convocar la primera huelga general
del sector público en nuestro país. La reacción al desmantelamiento de nuestra
estructura social, estoy seguro, será dramáticamente fuerte”, argumentó
Domingos.

“Toninho do
Diap” explicó los aspectos que contribuyen a la agenda política recesiva
asumida por el gobierno brasileño. “Lo que está en juego en Brasil es el
regreso de las fuerzas neoliberales al gobierno. El Estado y el presupuesto
público, en los mandatos anteriores de Lula y Dilma, fueron puestos al servicio
de la población más pobre, y eso contrarió muchos intereses. Las fuerzas
empresariales, mediáticas e institucionales, en conjunto, lograron reunir el
apoyo de una parte significativa de la clase media brasileña –molesta por la
pérdida de status social–al proceso de juicio político en curso. La otra cara
de la moneda es que Dilma ganó las últimas elecciones por un margen muy
estrecho con respecto a su contrincante de perfil conservador. Presionada ante
una popularidad nacionalmente dividida, Dilma adhirió al proyecto económico de
sus opositores para amenizar el ímpetu opositor. Este fue un grave error
estratégico que desgastó su popularidad ante los electores que la votaron; y
abrió una fisura por la cual la oposición, hábilmente, conquistó el escenario
ideal para la tomada del poder”, advirtió el analista político.

“Las
manifestaciones contra el gobierno Dilma reivindicaban más Estado, más gobierno
y una mejor administración. El resultado es que esas mismas reivindicaciones
tuvieron como resultado un gobierno que tiene como objetivo menos Estado;
desintegración de su rol de mediador en la relación entre capital y trabajo y,
por ende, menos gobierno; y el desmantelamiento de la estructura de servicios
públicos relacionados con la fiscalización y el mejoramiento de la
administración pública. Una agenda radicalmente opuesta a la reivindicada en
las manifestaciones populares que contribuyeron a la caída de la presidenta
electa. Lo que está ocurriendo hoy es una transferencia de ingresos de la
población más pobre a los operadores del mercado financiero y a los creedores
de la deuda pública nacional. Una pesadilla del punto de vista social”,
concluyó Toninho.

La entrega
de empresas estatales a multinacionales extranjeras; la aniquilación de
derechos laborales; la violación de preceptos constitucionales; el
desmantelamiento de la seguridad social y demás instrumentos de protección a
los trabajadores y a la población más vulnerable, fueron otros temas abordados
en el encuentro.

“Deseamos
que la CLATE lleve a todas las entidades y organismos internacionales en los
cuales interviene la realidad brasileña desde la óptica laboral y social”,
solicitó João Domingos.

Julio
Fuentes acató la solicitud del presidente de la CSPB y destacó las semejanzas
de los retos a ser enfrentados por el movimiento sindical y los trabajadores
del sector público y privado en América Latina. “Varias políticas públicas con
objetivo sociales reproducidas en América Latina fueron económicamente viables
porque había un escenario económico favorable a la valorización de las
commodities. Sin embargo, ellas permanecen viables económicamente a partir de
una repactación de las prioridades nacionales. La omisión al financismo,
conducida por los grandes medios de prensa de estos países, derriba el debate
sobre los verdaderos problemas que agudizan la crisis financiera y social que
atraviesan estas naciones. La desintegración en curso de bloques económicos
como el Mercosur, también contribuye, decisivamente, al agravamiento de los
problemas enfrentados por estos países”, concluyó el presidente de CLATE.

Luego de la
reunión, Julio Fuentes fue entrevistado en el programa “Público &Notório”
de TV CSPB por la jefa de prensa de la Secretaría de Comunicación de la
organización (Secom/CSPB), Grace Maciel. Esta entrevista, así como el programa
“Café com o Presidente” estarán disponibles, en breve, en el portal web de la
CSPB.

35 Vistas