Presidente de CLATE habló en la 104ª Conferencia de OIT

05/06/2015

Presidente de CLATE habló en la 104ª Conferencia de OIT

A continuación, transcribimos el discurso completo del presidente de la CLATE (disponible también en portugués y en inglés).

INTERVENCIÓN DEL SEÑOR JULIO DURVAL FUENTES, PRESIDENTE DE LA CONFEDERACIÓN LATINOAMERICANA Y DEL CARIBE DE TRABAJADORES ESTATALES-CLATE en la 104ª CONFERENCIA INTERNACIONAL DEL TRABAJO. 05 DE JUNIO DEL 2015 (EN LA TARDE)

Señora Presidenta de la 104 Conferencia Internacional del Trabajo, representantes gubernamentales y de los empleadores, compañeros y compañeras trabajadoras

Mi nombre es Julio Fuentes y me dirijo a ustedes en mi carácter de presidente de la Confederación Latinoamericana y del Caribe de Trabajadores Estatales, entidad con 48 años de existencia con representación en 19 países de la región y que nuclea en su seno a más 87 organizaciones sindicales nacionales.

Quisiera en primer lugar felicitar al Director General por la valiosa y oportuna “Iniciativa del centenario de OIT relativa al futuro del trabajo”, cuyos alcances objetivos y procedimientos tan bien define la memoria que presenta en esta conferencia.

Considero que todos los mandantes tripartitos debemos comprometernos a realizar un profundo análisis y debate que nos permita colocar a la OIT en las mejores condiciones para encarar un nuevo ciclo de labor, que sirva para consolidarla como la mejor institución con capacidad de promover el trabajo digno y la justicia social.

La intención del grupo de empleadores de no aceptar el derecho internacional  de huelga comprendido en el convenio 87 de OIT es sumamente preocupante y, a su vez, inconducente. Creer que la huelga existe porque existe el convenio 87 es como creer que la gravedad universal existe por la ley de Isaac Newton.

Otro de los temas que nos preocupa es el respeto de la libertad sindical. A pesar de que se han registrado algunos avances en su aplicación, aún tenemos en nuestra región reclamos de libertad de asociación y de tutela sindical para los representantes de nuestras organizaciones.


En nuestros 48 años de vida es la primera vez que, como la CLATE, podemos asistir y exponer aquí en nombre propio nuestros problemas como servidores públicos o trabajadores del estado.

La OIT hace más de treinta años aprobó el Convenio 151 por el que se reconoce el derechos de los trabajadores del Estado a celebrar convenios colectivos para definir sus relaciones con el empleo público.

Si bien con el comienzo del nuevo siglo nuestros pueblos de Latinoamérica y el Caribe han elegido gobiernos progresistas que abandonaron el discurso neoliberal, a 15 años de este proceso, han sido muy tímidos los avances en materia de negociación colectiva en la administración pública.

“El camino a seguir” que recomienda la OIT parece encontrar pocos caminantes decididos en nuestra región.


Los Gobiernos de América Latina y el Caribe deciden seguir transitando el viejo camino de la ineficiencia, el de priorizar partidarios en los cargos de conducción de la administración, el de continuar con contratos civiles o a terceros para evitar cumplir las legislaciones vigentes en nuestros países sobre la estabilidad en el empleo público, etc.

Queremos hacer un llamado a los gobiernos de la región a integrarse a un debate que permita a todos tomar conocimiento de los avances logrados en materia laboral donde el Convenio Colectivo de Trabajo es la herramienta de negociación.

Debemos ser capaces de ver los desafíos que esto representa y reconocer sus beneficios. De este modo podremos animar a quienes lo desconocido puede paralizarlos  o bien desnudar a aquellos que sólo pretenden manejar la cosa pública como un bien propio de su fracción política.

La experiencia nos indica que en crisis económicas anteriores en distintos lugares del planeta, la solución ha sido descargar la misma sobre los sectores más débiles de la sociedad, léase el pueblo y los trabajadores, y entre ellos, el primer sector ha sido el de los servidores públicos.

Hoy en América Latina y el Caribe hay crisis económica por diferentes causas, casi todas vinculadas a las dependencias de nuestros países de potencias extranjeras y de empresas multinacionales y a los injustos mecanismos de distribución de nuestras riquezas. Tenemos el triste record de ser la región donde la distribución de los ingresos es la más retrasada.

Queremos acá decir a todos los presentes, a todos los representantes tripartitos, que frente a la crisis, la imaginación colectiva, el consenso, puede encontrar salidas novedosas y justas para todos. La crisis puede ser una nueva oportunidad para corregir desigualdades y dar eficacia a las acciones de los estados y para ello nos asumimos propositivos y dispuestos a integrar espacios comunes de debate y aportes.

Pero también queremos decir aquí con la misma seriedad con lo que planteamos nuestra disposición a construir consensos tripartitos, que no vamos a asistir como testigos inmóviles a una nueva época de despojos de nuestros derechos, de bajas de nuestros salarios, de pérdidas de puestos de trabajo. Asistiremos, si esa es la receta que los gobiernos elijen para resolver la crisis, con toda la capacidad de lucha y de acción directa que nuestras organizaciones dispongan.

El camino de resolver la crisis sacándole a los pueblos para seguir garantizando la tasa de ganancia de los sectores más concentrados de la economía, ya fue recorrido en nuestra región. Saben los actuales gobiernos cuales fueron los resultados: abandonen ese camino que ya conocemos su final, construyamos  un camino nuevo que nos lleve a un destino común. UN MUNDO NUEVO FUNDADO EN LA JUSTICIA SOCIAL.

 

80 Vistas