Noticias
BRASIL
Docentes, estudiantes y trabajadores se movilizan en Belém do Pará.

2019-08-14

Nuevo "tsunami educativo" contra las políticas de Bolsonaro


Organizaciones estudiantiles, sociales y sindicales de Brasil se movilizaron este martes 13 de agosto en más de 200 ciudades del país, contra los recortes a la educación y el proyecto “Future-se”, que pretende tercerizar el financiamiento de la educación pública, impulsado por el gobierno de Jair Bolsonaro. También denunciaron la reforma previsional que tramita en el Congreso Nacional.


Prensa CLATE


Estudiantes, docentes, trabajadores e integrantes de movimientos populares brasileños volvieron a tomar las calles este martes en el marco de la jornada nacional de lucha en defensa de la educación pública, convocada por la Unión Nacional de Estudiantes (UNE). Este tercer “tsunami educativo”, como lo denominan sus convocantes, contó con actos en todos los estados y movilizó a cerca de un millón de personas en todo el país.


El secretario general adjunto de la CLATE y dirigente de la Confederación de Servidores Públicos de Brasil (CSPB), Sergio Arnoud, participó del acto que se realizó en Porto Alegre, en el estado de Río Grande do Sul, donde más de 40 mil personas marcharon por el centro de la ciudad.


“Las organizaciones sindicales estuvimos en las calles de todo el país, en unidad con el movimiento estudiantil, para manifestar nuestro descontento con las medidas del presidente Bolsonaro, que pretenden llevar el país a más dificultades, a más desempleo y también a la desesperación”, expresó Arnoud.


“Las protestas han crecido desde el comienzo de año y demuestran el vigor de la clase trabajadora pública y privada contra esas medidas del mercado, que solo buscan aumentar la explotación del pueblo brasileño y dificultar la supervivencia de los jubilados y de los demás trabajadores y estudiantes”, sostuvo el dirigente, quien además representa a la Federación de Servidores Públicos de Río Grande do Sul (Fessergs).


Los recortes presupuestarios en universidades e institutos federales anunciados por el gobierno ya alcanzan los 1500 millones de dólares. Las instituciones han advertido públicamente que corren el riesgo de tener que suspender sus actividades debido a la falta de inversión.


El programa "Future-se", que permanece en consulta pública hasta el próximo 15 de agosto, establece bloqueos de fondos para la educación y pretende externalizar la financiación de la educación pública mediante el uso de fondos de empresas privadas.


«La Unión Nacional de Estudiantes permanece vigilante. Nuestras universidades piden auxilio y solamente nuestra lucha organizada puede dar resultados», destacó el presidente de la entidad, Iago Montalvão, en el sitio web de la UNE.



Compartir en FB
<anterior            próxima>