Pensamiento Crítico
PARAGUAY

2019-06-27

Sindicatos paraguayos en defensa de la seguridad social


Los sindicatos paraguayos mantienen una cruzada que pretende evitar el desmantelamiento de las instituciones que rigen la seguridad social de obreras y obreros de esta nación suramericana.


Por: Ernesto J. Navarro / @ernestojnavarro


Narciso Castillo, Secretario General Adjunto de la Unión Nacional de Trabajadores del Estado Sindicato Nacional (UNTE-SN) y una de las caras visibles de este reclamo obrero ha acusado a los directivos del Instituto de Previsión Social (IPS), de estarse "rifando los fondos jubilatorios de los trabajadores" de Paraguay mediante "licitaciones amañadas" y los llamados "Bonos Soberanos".

 

También apunta hacia el ministerio del trabajo del actual gobierno ya que en su opinión está haciendo de todo "menos dignificar el trabajo de los paraguayos y las paraguayas".

 

Y mientras eso ocurre, Castillo reitera que se produce una persecución estatal a los sindicatos y otros no son reconocidos como una forma de invisibilizarlos.

 

Entrevistado por CLATE, aseveró que el anterior gobierno (Horacio Cartes) y el actual de Mario Abdo Benítez (ambos del partido Asociación Nacional Republicana-Partido Colorado) "vienen intentando modificar el actual sistema de pensiones, y queriendo disponer de sus fondos a través de bonos del Estado".

 


El actual sistema


En Paraguay, el sistema de seguridad social está regido por el Instituto de Previsión Social (IPS) encargado desde 1943, de administrar el Seguro Social en el Paraguay en favor de los trabajadores asalariados.

 

Este sistema público de pensiones, según explica un informe del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (Clacso), "es de naturaleza obligatoria" para todos los trabajadores de los sectores público y privados en situación de dependencia.

 

No obstante, aquellos trabajadores independientes, los empleadores, los "cuentapropistas, personal doméstico y las amas de casa", no están obligados a aportar aunque pueden hacerlo de forma voluntaria, según la Ley 4933 del año 2013.

 

Añade el documento elaborado por Clacso que, al no estar centralizado, el sistema "exhibe un considerable grado de segmentación", que se compone de ocho instituciones:

 

• Instituto de Previsión Social (IPS).

• Sistema administrado por el Ministerio de Hacienda (Caja Fiscal).

• Caja de Jubilaciones y Pensiones de Empleados Bancarios del Paraguay.

• Caja de Jubilaciones y Pensiones del personal Municipal.

• Fondo de jubilaciones y pensiones para miembros del Poder Legislativo.

• Caja de Seguros Sociales de Empleados y Obreros Ferroviarios.

• Caja de Jubilaciones y Pensiones del Personal de la Administración Nacional de Electricidad.

• Caja paraguaya de jubilaciones y pensiones del personal de la ITAIPU Binacional.

 

Tal y como estipula la ley vigente, una trabajador puede optar por su jubilación con 60 años de edad y 25 años de aportes al sistema o con 55 a 59 años de edad pero con 30 años de aportes.

 

Versión oficial


Según el informe anual (2018) del IPS, este organismo registra una "población protegida" (cotizantes y beneficiarios) de 1.426.185 asegurados, "de los cuales 593.867 cotizan en el Régimen General para recibir prestaciones de salud y jubilación y 184.347, en el régimen especial para recibir prestaciones solamente de salud o de jubilación".

 

Para Narciso Castillo, Secretario General Adjunto de UNTE-SN, la actual cobertura "en el sector privado es muy baja, y ronda alrededor del 10% de la población" económicamente activa. Además, añade, "existe mucha evasión de la patronal, es decir del propio Estado".

 

Aclara que las cifras reales dan cuenta de aproximadamente 300 mil trabajadores estatales que aportan al sistema, y unos 100 mil que no aportan dada su condición de contratados o tercerizados.

 

En cuanto al sector público, el dirigente sindical explica que el actual sistema solo "cubre la jubilación. Pero la cobertura de salud es prácticamente inexistente. Un gran porcentaje sigue siendo solidario y de reparto".


Una gran verdad


Desde la Organización Internacional del Trabajo (OIT), se han emitido una serie de convenios sobre seguridad Social, ratificados internacionalmente. Algunos de ellos son:

 

• Convenio 102 (1952): sobre estándares mínimos de Seguridad Social.

• Convenio 121 (1964): sobre trabajo y enfermedades profesionales.

• Convenio 128 (1967): sobre invalidez, vejez y sobrevivientes

• Convenio 130 (1969): sobre asistencia médica y prestaciones monetarias de enfermedad. Convenio 168 (1988): beneficios de desempleo.

 

Otros están referidos a los derechos de pensión, prestaciones para trabajadores dependientes, seguro de desempleo, atención médica o prestación por invalidez.


Lo más destacable es que Paraguay no ha ratificado ninguno de los convenios anteriores.

 

Narciso Castillo señala que los trabajadores paraguayos aspiran "seguir manteniendo el actual sistema de reparto y solidario", pero también luchan "para que sean incluidos", los compañeros y las compañeras que "trabajan en forma precarizada a través de los contratos".

 

Nuestra lucha, finaliza el dirigente sindical de Paraguay, está dirigida a que "seguir fortaleciendo la caja fiscal, como una forma de poder contar en nuestro país con una seguridad social universal".

 


Compartir en FB
<anterior            próxima>