Reportajes
BRASIL

01/02/2016

Flavio Berneira: “Vamos a pelear por los puestos de trabajo y los derechos laborales”


El Presidente de AMAPERGS (Sindicato de Servidores Penitenciarios de Rio Grande do Sul) y vicepresidente de FESSERGS, ambas organizaciones miembro de CLATE, habló de los desafíos del movimiento obrero brasileño y el rol de la CLATE en un contexto político – económico brasileño complejo para este 2016.


PRENSA CLATE


- ¿Cuáles son los desafíos que se presentan para su organización en 2016?

 

Durante el próximo año AMAPERGS, junto a numerosas organizaciones sindicales, enfrentará una pelea para que se mantengan los puestos de trabajo y los derechos laborales. Entendemos que este es el desafío principal, sobre todo sabiendo que el actual Gobierno de Río Grande do Sul ya realizó ataques directos a los trabajadores, adoptando políticas de reducción de inversiones en sectores como Salud, Seguridad y Educación.

 

Para cumplir este objetivo, es necesario que nuestra organización avance en la incorporación de nuevos trabajadores, y que consolidemos la estabilidad laboral luchando contra la precariedad en los servicios públicos.

 

En este escenario, nuestro reto para el 2016 será garantizar el equilibrio de poder entre trabajadores y Gobierno, para así prevenir futuros ataques. Para lograrlo debemos tomar como un desafío transcendental el aumentar y profundizar la unidad del movimiento obrero, para así fortalecer nuestra capacidad de resistencia ante los embates patronales.

 

- ¿Cómo afecta la coyuntura político - económica de Brasil en la posibilidad de alcanzar esos objetivos?

 

En relación a la situación económica, los Estados que componen Brasil están atravesando grandes dificultades. La inflación crece por encima de las expectativas mientras aumentan el desempleo y las tasas de interés. Se trata de una serie de variables que ponen al país en una de las crisis económicas más graves de los últimos 17 años, sobre todo en lo que concierne al comercio.  

 

Gran parte de las dificultades económicas son resultado de la inestabilidad política que vive Brasil, consecuencia de los procesos judiciales sobre empresarios y políticos. Un factor de la gran inestabilidad, que se suma a este contexto complejo, es el deterioro de la relación de la presidenta Dilma Russef y el Presidente de la Cámara de Representantes. En 2015 la economía brasileña prácticamente se detuvo a partir de estos problemas políticos y sus consecuencias. Incluso desde los medios de comunicación se apuntó casi toda la atención a estos hechos, que prácticamente paralizaron la nación. Como consecuencia, ya no se discute la solución de importantes proyectos y problemáticas del país.

 

- ¿Cómo podría intervenir la CLATE para dar apoyo a las iniciativas de AMAPERGS?

 

CLATE, por su amplia representación y credibilidad, tiene la posibilidad de interceder ante los organismos internacionales -como las Naciones Unidas u OIT- con el fin de garantizar que se respete el orden democrático, y para que los conflictos políticos no impliquen un daño a la economía y, especialmente, a la población brasileña.

 

A su vez, CLATE también puede mediar ante el gobierno brasileño en relación a la normativa del Convenio 151 de la OIT. Durante el año 2015, nos dimos cuenta de las dificultades de los trabajadores del sector público en estados como Santa Catarina y Rio Grande do Sul, principalmente porque no existe tal regulación.

 

En el último tiempo los conflictos fueron continuos y las protestas muchas. Hubo descuentos como consecuencia de los días de huelga, y todo tipo de acciones para constreñir y destruir los movimientos sindicales legítimos.

 

Otro de los aportes que esperamos de la CLATE es que puedo remitir a las autoridades judiciales y políticas de Brasil y de Río Grande do Sul el rechazo de medidas como el retraso de los salarios, los recortes arancelarios y todas las formas de represión del movimiento sindical de los trabajadores.

 

Finalmente, renovamos nuestro apoyo a la CLATE por su lucha a favor de los trabajadores del sector público de América Latina y el Caribe. Confiamos en que CLATE mantendrá su postura ética y combativa, y sabemos que no escatimará esfuerzos en apoyar las causas de los trabajadores.


Compartir en FB
<anterior            próxima>