Documentos

03/11/2015

COMITÉ EJECUTIVO DE CLATE: DECLARACION DE TOLUCA


La reunión del Comité Ejecutivo de CLATE del pasado 24 de octubre culminó con la elaboración del documento “Declaración de Toluca”. Se trata de un texto consensuado por los 33 representantes de organizaciones miembro de la Confederación que hace foco en las diversas realidades económicas de los países de la región y sus problemáticas en común, la cuestión mediambiental y la necesidad de delinear una estrategia unificada de resistencia a los embates neoliberales.



Con la presencia de más de una veintena de organizaciones miembro de la CLATE, y bajo la presidencia de Julio Fuentes, el Comité Ejecutivo sesionó en la ciudad de Toluca, México. Además del debate y trabajo conjunto de los asistentes, se llevaron a cabo actividades con distintas áreas del Sindicato Único de Trabajadores de los Poderes, Municipios e Instituciones Descentralizadas del Estado de México (SUTEYM), organización miembro de la Confederación Latinoamericana y del Caribe de Trabajadores Estatales (CLATE) y anfitriona del encuentro.

 

 

 

A continuación, reproducimos el documento emanado de la reunión de Comité Ejecutivo en Toluca:

 

 

DECLARACION DE TOLUCA OCTUBRE DEL 2015

 

 

La actual situación económica en los países de la región muestra un perfil con aristas sumamente preocupantes que marcan un deterioro severo de los escenarios vividos en la última década. Deterioro que lamentablemente, y como contrapartida, vuelve a traer para los trabajadores y trabajadoras del Estado recetas que creíamos superadas.

 

           

            En efecto, sin pretender hacer una análisis minucioso de la actual coyuntura regional -que por otra parte presenta particularidades en cada uno de nuestros países- si podemos afirmar que un denominador común que atraviesa al conjunto está marcado por un escenario de estrechez fiscal con el consiguiente deterioro de las cuentas públicas.

 

 

            Vale la pena destacar que a este escenario no se llega sino luego de aproximadamente una década donde los países de la región experimentaron un indudable crecimiento. Crecimiento que permitió la aplicación de innegables políticas distributivas. Creemos que vale la pena resaltar algunas características de ese crecimiento para comprender el momento actual.

 

 

En este sentido podemos afirmar que la etapa precedente estuvo caracterizada, en líneas generales, por el afianzamiento de una reprimarización de nuestras economías profundizando una matriz productiva dependiente que privilegio una especialización exportadora en materias primas o productos con muy bajo valor agrado, e importadora de productos elaborados y/o con alta incorporación de tecnología. Afianzando así mismo un perfil productivo extractivista que compromete al mismo tiempo la conservación del medio ambiente.

 

 

Ahora bien, esta matriz dependiente se inscribió durante la década pasada en un contexto de alza de los valores internacionales de los commodities. Alza que reconocía como origen tanto el desarrollo de determinadas economías (China fundamentalmente, y los BRICS en su conjunto), como así mismo la presencia de fondos especulativos que frente a la crisis de los países centrales apuntaron su juego a la especulación con los valores futuros de la materias primas.

 

 

Sin embargo, en el presente dichas condiciones se agotaron, ya que mientras el crecimiento de las economías emergentes decrece, el fortalecimiento del Dólar, de la mano de una leve recuperación en EE.UU., reorienta el flujo de los fondos especulativos. A la vez que hoy estamos frente a precios muchos menores para nuestras exportaciones.

 

 

El no haber alterado una estructura rentística dependiente, en un marco de globalización financiera feroz, coloca al conjunto de nuestras economías frente a un escenario como el descripto. En definitiva, vuelve a ponerse en discusión si se desarman o no los mecanismos por los cuales las elites locales y los grupos transnacionales se apropian de la renta que produce este tipo de explotación primaria. 

 

 

No pretendemos desconocer que los cambios en los procesos productivos requieren de una efectiva apropiación de las rentas producidas para poder financiar modelos de desarrollos alternativos que inscriban las políticas de distribución de los ingresos y de igualdad en políticas en armonía con el medio ambiente y la vida humana, pero creemos que es poco lo que se avanzó en ese camino. Prueba de ello son los innumerables conflictos socio ambientales, donde nuestros pueblos luchan en defensa del medioambiente, de los bienes comunes y de la vida. Sumado a esto  las constantes luchas por la mejoras de sus condiciones de vida, de salarios y de empleo que se desarrollan en nuestra región.

 

 

Esta realidad no es inocua para los trabajadores y trabajadoras estatales así como para nuestros pueblos. Es así que a diez años de derrotada la iniciativa del ALCA, vuelven a resurgir distintas propuestas de integración (Tratado del Pacífico, Tratado sobre servicios TISA, acuerdo MERCOSUR Unión Europea, etc.) que reproducen la apertura de nuestras economías. El FMI y el BANCO MUNDIAL vuelven a tallar en los diseños de políticas macroeconómicas con sus conocidas recetas. El ajuste fiscal, las políticas de endeudamiento vuelven a estar en la agenda.

 

 

Las políticas destinadas a limitar los derechos de los y las estatales vuelven a ponerse a la discusión: limitación del derecho de huelga y de la libertad sindical, tercerización y privatización de áreas de servicios, criminalización de la protesta, precarización y flexibilización laboral. Todas supuestas reformas que, bajo nombres atractivos como descentralización o modernización, toman nuevo impulso.

 

 

Creemos que sigue siendo fundamental el avance hacia nuevos modelos de desarrollo. No alcanza con haber discutido modernizaciones al estado neoliberal o quedar limitados en un neodesarrollismo con asistencialismo ya que, como ha quedado demostrado, el crecimiento que estos modelos nos proponen terminan en un reacomodo de interese entre los sectores de poder, que cuando las condiciones exógenas que los proponen se agotan terminan descargando sus consecuencias sobre nuestros pueblos.  

 

 

Por lo expuesto, y considerando el informe que cada una de nuestras organizaciones adheridas ha realizado sobre la situación particular que se está viviendo en cada país, que demuestran el comienzo de  nuevo ciclo económico que solo podrá sobrevivir realizando otro ajuste y saqueo sobre los intereses de nuestros pueblos y de la clase trabajadora.

 

 

Por ello, el Comité Ejecutivo de CLATE se declara en ESTADO DE ALERTA,  y convoca  a todas sus filiales a iniciar y profundizar una campaña de concientización a sus miembros e impulsar acciones unitarias con otras organizaciones nacionales e internacionales para enfrentar las medidas regresivas y violatorias de los derechos de las trabajadoras y trabajadores que pudieran ocurrir.-

 

 

 

 

 

 

 

Listado de asistentes a la reunión del Comité Ejecutivo de CLATE: Julio Fuentes (ATE Argentina), Jorge Omar Velazquez Ruiz (SUTEYM Mexico), José Luis Ronconi (FJA Argentina), Jorge Izquierdo (FJA Argentina), Hugo Godoy (ATE Argentina), Mario Muñoz (ATE Argentina), Oscar de Isassi (ATE Argentina), Lucía Cuenca (FJA Argentina), Sergio Arnoud (FESSERGS Brasil), Flávio Berneira (AMAPERGS Brasil), Juan Lira Barahona (FENAMOP Chile), Angela Rifo (ANEF Chile), Percy Oyola Palomá (UTRADEC CGT Colombia), Humberto Correa (UTRADEC CGT Colombia), Osorio Elizabeth (UTRADEC CGT Colombia), Oscar Centeno (FENOTRAP Costa Rica), Olman Chinchilla (FENOTRAP Costa Rica), Johana Chinchilla (FENOTRAP Costa Rica), Oscar Cruz Morales (FENOTRAP Costa Rica), Luis Felipe Trigueros (FENOTRAP Costa Rica), Dulce María Iglesias Suárez (SNTAP Cuba), Orlando Batres (AGEPYM El Salvador), Carlos Rafael Rodas Martínez (AGEPYM El Salvador), Orbelina Conzalez de Helena (AGEPYM El Salvador), Luis Alpirez (FNL Guatemala), María Isabel Cumatzil Méndez (SNTSG Guatemala), Winston Huaman Henríquez (CITE Perú), Ricardo Ramírez (UNTE-SN Paraguay), Analises Carvajal (UNASE República Dominicana), Ana Deysi Rodríguez (UNASE República Dominicana), Margarita Belliard (ANTRASALUD República Dominicana), Gertrudis Flores (UNASE República Dominicana), Angela Medina (UNASE República Dominicana), Luis Bazzano (COFE Uruguay).


Compartir en FB
           próxima>